Renfe recupera el tráfico ferroviario en la rampa de Pajares

Renfe recupera el tráfico ferroviario en la rampa de Pajares

El descarrilamiento de un mercancías en Pajares deja a Asturias sin tren con la Meseta | El tercer incidente en menos de un mes obligó anoche a trasladar en cuatro autobuses a los viajeros que venían de Madrid y Barcelona

RAMÓN MUÑIZ/ALEX FUENTE

El tráfico ferroviario entre Asturias y León, que anoche se vio interrumpido por el descarrilamiento de un tren de mercancías, ha quedado restablecido, informa Adif.

El corte se produjo entre las estaciones de Linares-Congostinas y Navidiello y obligó a Renfe a trasladar en autobús desde La Robla a los viajeros de los dos últimos trenes procedentes de Madrid y Barcelona con destino Asturias.

El tráfico ferroviario ha quedado restablecido pasadas las 8:00 horas, ha informado Adif.

Por tercera vez en menos de un mes, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) se vio obligado a suspender ayer la circulación en la conexión entre Asturias y la Meseta a través de la rampa de Pajares. Anoche alrededor de las 22 horas un convoy de mercancías que circulaba entre las estaciones de Navidiello-Parana y Linares-Congostina sufrió un descarrilamiento en uno de sus ejes. Al ser un tramo de vía única, la presencia del convoy varado en la traza impedía el paso del resto de servicios programados en tanto los operarios y las grúas lo devolvían a su posición.

La incidencia fue comunicada al momento a Renfe, que en ese momento tenía dos servicios de larga distancia circulando hacia la región. Eran el Alvia 04181 Alicante-Madrid-Gijón, con hora programada para llegar a Sanz Crespo a las 23.38, y el Alvia 98154 Barcelona Sants-Gijón, con similar horario de llegada. La compañía activó su plan alternativo de transporte, consistente en fletar de urgencia varios autobuses para auxiliar a los cientos de pasajeros de los trenes.

El tramo de vía entre Navidiello-Parana y Linares-Congostina sufrió así una limitación temporal de velocidad, según las consignas que se facilitan a los maquinistas. En concreto a lo largo de 1,52 kilómetros los trenes debían avanzar a menos de 30 kilómetros por hora debido al mal estado de la infraestructura, un problema que se conoce desde septiembre del pasado año.

Más