Los días de más polución el límite en parte de las autovías será de 90 kilómetros por hora

Los días de más polución el límite en parte de las autovías será de 90 kilómetros por hora
Tráfico en la autovía A-64 en las cercanías a Oviedo. / PABLO NOSTI

El Principado aprueba un protocolo que reduce hasta un 40% el precio del billete de autobús cuando más sucio esté el aire del área central

RAMÓN MUÑIZ / LAURA CASTRO OVIEDO.

El Principado reducirá a 90 kilómetros por hora la velocidad en parte de las autovías cuando la contaminación del aire se dispare o el pronóstico del tiempo anticipe una situación sin lluvias ni viento. En contraprestación, rebajará el precio de los autobuses entre un 20 y un 40% en función del grado de polución. A la población la tendrá informada con una aplicación en el teléfono móvil. Todas estas medidas entrarán en vigor de inmediato en virtud del protocolo de actuación que ayer aprobó el Consejo de Gobierno.

«Es una muestra del compromiso del Principado con la prevención de la contaminación y la calidad de la salud humana», defendió Fernando Lastra, consejero de Medio Ambiente. Hasta ahora las administraciones reaccionaban a los días de alta polución con protocolos aprobados en 2015 para Gijón y Avilés, textos que pronto se vieron superados. En diciembre de aquel año una semana sin lluvias ni viento en Oviedo provocó una acumulación de micropartículas de tipo PM10 en la estación del Palacio de Deportes, sin que la capital tuviera un protocolo con el que responder a la situación. Principado y Ayuntamiento resolvieron cortar el tráfico de acceso y salida por la 'Y' durante 43 horas, improvisación tras la que se comprometieron a formalizar algún protocolo que cubriera a Oviedo.

En 2017 se cruzaron las reuniones entre las administraciones. Primero se pensó en hacer propuestas específicas para cada municipio, después se aparcó el trabajo para sacar adelante unos nuevos planes de calidad y, ahora, sale un único protocolo, de aplicación en 16 concejos. «Era conveniente pasar de tener cuatro a uno que abarcara toda la zona central», justificó Lastra. En consecuencia es de aplicación a una población de más de 820.000 asturianos, el 80% de la población. Las alegaciones que solicitaban ampliarlo a toda la región fueron desestimadas al entender los técnicos de Medio Ambiente que es en la zona central donde se da la mayor actividad económica, tráfico y potencial contaminante.

La experiencia indica que el uso de estos protocolos es puntual. Desde 2015, solo en cuatro meses los límites de polución obligaron a su activación algún día. El documento marca la reacción a una situación de alerta o prealerta, pero la lucha por un aire más sano reside más en la prevención y en las inversiones que establecen los planes de calidad del aire. En esos contados episodios de crisis la reacción no pasó de baldear calles, restringir el tráfico pesado en determinadas vías y estar en contacto con la industria por si fuera necesario obligarle a reducir la producción.

El nuevo texto aporta novedades en la movilidad. Durante su maduración se llegó a contemplar la opción de emular a Madrid y Barcelona, impidiendo el acceso a las ciudades de los vehículos más viejos o contaminantes en las peores circunstancias. Es una idea que ha terminado descartada. «No se considera proporcionada», indican los técnicos en las respuestas a los alegantes que así lo pedían. Eso sí, se establece la reducción a 90 kilómetros por hora en los tramos más urbanos de las autovías. Hubo alegaciones que solicitaban bajar a 70, lo que se desechó porque «resulta probablemente demasiado restrictiva sin que se pueda afirmar su eficacia ambiental».

El protocolo se divide en tres niveles, en función del grado de polución. El primero es preventivo y de información a la población. En el nivel 1, de aviso, la velocidad se ve restringida cuando en una base de medición el PM10 sobrepasa durante tres días seguidos los 50 microgramos por metro cúbico, o durante dos horas el dióxido de nitrógeno excede de los 200 microgramos por metro cúbico. También si el pronóstico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) dificulta la difusión de contaminantes. En ambas situaciones el precio del autobús se reduce un 20%, y baja al 40% si empeora la polución. Paradójicamente, el protocolo no incluye entre sus soluciones de urgencia la que se aplicó en el acceso de Oviedo, por lo que, de repetirse la situación, no ampararía repetir aquel corte de tráfico.

Más