Doble reprobación al consejero de Sanidad por la «caótica» oposición para médicos de familia

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, se dirige a su escaño en la Junta instantes antes de que se debatieran las dos propuestas de reprobación presentadas por Podemos y PP. / PABLO LORENZANA
El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, se dirige a su escaño en la Junta instantes antes de que se debatieran las dos propuestas de reprobación presentadas por Podemos y PP. / PABLO LORENZANA

PP y Podemos, que presentaron sendas propuestas, sumaron los apoyos de Ciudadanos y Foro para pedir a Del Busto que rectifique

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, se convirtió ayer en el tercer miembro del Ejecutivo de Javier Fernández en ser reprobado en la Junta General del Principado. Con la salvedad de que él lo fue, además, por partida doble. PP, Podemos, Foro y Ciudadanos sumaron sus votos para reprobar la gestión de Del Busto en sendas mociones presentadas por los dos primeros. Sobre todo, por la «caótica» convocatoria de la oferta pública de empleo (OPE) para médicos de familia celebrada en mayo. Los grupos de la oposición -como han hecho varios sindicatos y profesionales que han recurrido la convocatoria- recriminaron al consejero que apenas 48 horas antes de las pruebas se diera a conocer que 89 de las 124 plazas que se ofertaban eran de médicos del Servicio de Atención Continuada (SAC), los que se encargan de atender las urgencias extrahospitalarias.

Solo los catorce diputados del PSOE apoyaron al consejero de Sanidad votando en contra de las reprobaciones -medida que no tiene ninguna consecuencia directa, más allá del simbólico tirón de orejas a Francisco del Busto-. Los cinco parlamentarios de Izquierda Unida, por su parte, se abstuvieron. Marta Pulgar explicó la razón: «Estamos a favor de que el consejero rectifique y busque una solución negociada» al conflicto de la OPE, dijo tras manifestar que, a su juicio, la reprobación «contribuye más al enroque que a la solución del problema».

A esa opción de volver sobre los pasos dados y buscar una alternativa también se refirieron el resto de grupos de la oposición. «Lo único que tienen que hacer para parar esta locura es excluir estas plazas del SAC de la oposición. Esta solución es viable y saben que se puede hacer», conminó el diputado de Podemos Andrés Fernández Vilanova al consejero, que asistió estoico al debate de ambas proposiciones no de ley. Incluso tras escuchar cómo el portavoz del PP en asuntos sanitarios, Carlos Suárez, instaba al presidente del Principado a prescindir del consejero, «cesándole de todas sus funciones». En este sentido, la proposición no de ley de los populares promoviendo la reprobación de Del Busto se basaba en sus «inaceptables incumplimientos en la mayoría de las materias propias de su gestión». Empezando por la OPE de médicos de familia del mes pasado y continuando con «la no convocatoria de traslados, las listas de espera maquilladas en las áreas sanitarias I y VI, la disminución de los servicios en los centros sanitarios periféricos y la inaceptable falta de coordinación con el resto del equipo sanitario», el PP considera que «la lista de incumplimientos y ocultamiento general» del actual consejero de Sanidad «es inabarcable». Según el popular Carlos Suárez, la forma de proceder de Del Busto dista mucho de «lo que debe ser una gestión basada en el diálogo, el consenso, la conciliación y la transparencia».

Tanto Suárez como Fernández Vilanova se encontraron en el debate con la acerada oposición de la socialista Carmen Eva Pérez Ordieres, para quien la reprobación, aunque no tenga efectos jurídicos, debe responder a una práctica parlamentaria «rigurosa y contundente» y no buscar con ella la misma repercusión que tendría «una nominación en un 'reality show'».

«Insuficiente alto»

En respuesta a los motivos expuestos por el diputado del PP, le recriminó que la calidad de los discursos del consejero no debería ser causa de reprobación, como tampoco el hecho de que lo haga por defender «un modelo sanitario que es diametralmente diferente al que defiende el Partido Popular». También tuvo argumentos para intentar rebatir a Fernández Vilanova. Al diputado de Podemos le acusó de falta de coherencia por pretender la reprobación del consejero por convocar una OPE que, precisamente, trata de reducir la tasa de temporalidad, algo que, recordó, la propia formación morada llevaba en su programa electoral.

Pese a votar a favor, la diputada de Foro Carmen Fernández no pasó por alto lo «llamativo» de que dos grupos tan diferentes como PP y Podemos plantearan sendas iniciativas de reprobación. Para Marta Pulgar, de IU, éstas podrían responder «a una pataleta de fin de curso o a fines electoralistas».

A la «inutilidad» de esta medida se refirió en su intervención el diputado de Ciudadanos Armando Fernández Bartolomé. Con todo, reconoció que el Gobierno socialista está realizando, en materia sanitaria, «una política de mantenimiento». Pero, advirtió, «algunas tuberías tienen fugas». Por eso, a la hora de ponerle nota no se anduvo con miramientos: «Un insuficiente alto, un cuatro».