«Es muy doloroso que tu hija te diga que se quiera morir»