Dos profesoras salvan su vida de forma milagrosa en un paso a nivel en Llanes

Estado en el que quedó el vehículo arrollado por el tren, tras derribar un muro e invadir el jardín de una vivienda cercana. / NEL ACEBAL

«Había mucho resol y no vimos al tren hasta que lo teníamos encima», aseguraron | Se trata de un itinerario muy utilizado por los padres para acceder al colegio de Posada

L. RAMOSQUINTANA (LLANES).

Un milagro. Así se referían ayer los vecinos de la localidad llanisca de Quintana a lo sucedido en uno de sus pasos a nivel sin barreras, donde dos mujeres salieron ilesas después de que su vehículo fuese arrollado por un tren de mercancías. El suceso tenía lugar pasadas las nueve y veinte de la mañana y las dos afectadas, I. A. C. y S. LL. I., de 37 y 33 años y profesoras de Primaria, se dirigían al colegio Valdellera de Posada, donde trabajan. Era, según señalaron ellas mismas, la primera vez que utilizaban este 'atajo' al que a diario recurren muchos padres para evitarse los atascos que se suelen generar en Posada.

Como consecuencia del golpe el vehículo, un Peugeot 3008, se empotró contra el muro de una vivienda cercana, invadiendo parcialmente su jardín y, pese a lo aparatoso del accidente, las dos ocupantes pudieron salir por su propio pie. «Estaban como en shock, pero no se les veían heridas, aunque una de ellas se quejaba de dolor en la cadera», explicó una vecina que pasó a los pocos minutos por el lugar del siniestro y pudo conversar con las afectadas, una de ellas embarazada. Hasta el lugar se desplazó la ambulancia de soporte vital básico de Llanes con el equipo de atención primaria, que procedió a examinar a las docentes, determinando que no sufrían ninguna lesión, según indicaron desde el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU). Aún así, y por precaución, ambas se desplazaron junto a familiares hasta el hospital de Arriondas para ser examinadas.

Según explicaron a los primeros vecinos que se acercaron al lugar tras oír el fuerte golpe, «había mucho resol y no vimos al tren hasta que lo teníamos encima». Ya de vuelta del hospital, y mientras trataban de digerir los hechos, las afectadas reconocían no ser conscientes de lo sucedido. «Al llegar al paso a nivel me asomé para mirar y cuando me quise dar cuenta el tren estaba encima, no me dio tiempo ni a dar marcha atrás y de lo que sucedió después casi ni me acuerdo», explicó la conductora. Y su acompañante aseveraba que ni siquiera vio el tren. «Solo sentí cómo nos llevaba por delante». Ambas coincidían en destacar que «hoy -por ayer- es nuestro segundo cumpleaños».

Hasta el lugar también se desplazaron efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) con base en el parque de Llanes, así como el destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Ribadesella, que se hizo cargo de la investigación.

Más información

Quejas vecinales

«Llevamos años avisando de lo peligroso que es este paso a nivel, pues además de que no tiene buena visibilidad, cada día son muchos los padres que pasan por él con sus hijos para evitar atravesar Posada y llegar antes al colegio», explicaba Vanesa Villa. Y junto a ella, la dueña de la vivienda en cuyo jardín terminó empotrado el coche, Manolita Balmori, agregaba que «podía haber sucedido una desgracia, pues no es la primera vez que hay un accidente aquí». Por este motivo, los residentes en la zona insisten en la necesidad de «cerrar este paso a nivel y crear un camino paralelo a las vías desde otro de los que sí tienen barreras y son más seguros».