La EBAU se consolida tres años después

La EBAU se consolida tres años después

Los exámenes irán previsiblemente del martes 4 al jueves 6 de junio y la convocatoria extraordinaria, del 2 al 4 de julio

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La configuración de las pruebas de evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad -la antigua selectividad- no depararán este año sorpresas para los alumnos en cuanto al diseño y las características de las pruebas, los temarios ni reglas de puntuación. Por primera vez desde que se dio forma a la conocida como EBAU -los primeros en examinarse según los nuevos criterios fueron los alumnos que concluyeron el Bachillerato en el curso 2016-2017- se puede hablar de cierta estabilización de las pruebas. La orden ministerial publicada el pasado lunes no recoge cambios de calado. Esa era, en definitiva, la petición que la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) había planteado al Gobierno central. «Una buena noticia», entiende la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Oviedo, Elisa Miguélez, toda vez que contribuye a mantener «la tranquilidad de los estudiantes» en los meses previos a la celebración de las pruebas.

Lo que también hace la mencionada orden ministerial es establecer también los plazos máximos para que las comunidades autónomas fijen las fechas de examen: antes del 15 de junio en la fase ordinaria y del 13 de julio en la extraordinaria. En este sentido, Asturias siempre ha sido una de las regiones más madrugadoras. Y este año no será una excepción. Aunque la decisión aún no está tomada, Miguélez adelantó ayer a EL COMERCIO que se optará por la primera semana de junio y julio para llevarlas a cabo. Teniendo en cuenta las experiencias de otros años, lo lógico sería pensar que vuelvan a reservarse tres jornadas -el ministerio prevé hasta cuatro días, y cinco en comunidades con lengua cooficial-, de martes a jueves. De esta forma, los exámenes irían del 4 al 6 de junio para aquellos alumnos que concluyan el curso sin asignaturas suspendidas y del 2 al 4 de julio para los que tengan que recuperar alguna materia.

La nota general de acceso a la Universidad será la media ponderada de la de la EBAU (con un peso del 40%) y de Bachillerato (60%), y siempre debe ser al menos de un 5. La calificación de la EBAU se obtendrá de la media aritmética de los cuatro exámenes obligatorios: las tres materias troncales generales (Historia de España, Lengua Española y Literatura y primer idioma extranjero) y la troncal de modalidad (Latín, Matemáticas o Arte, según el itinerario elegido). Cada ejercicio de esta fase -denominada 'de acceso'- se calificará de 0 a 10 puntos. El mínimo para aprobar es un 4.

Nuevas ponderaciones

Como hasta ahora, para subir nota (hasta 14 puntos) los alumnos que lo deseen podrán examinarse de dos o más materias de opción del bloque de las asignaturas troncales de segundo, cuya calificación les servirá para elevar -nunca empeorar- la nota. Esta fase se denomina 'de admisión'.

El pasado mes de junio la Universidad de Oviedo ya aprobó algunos cambios en las ponderaciones de las asignaturas de Bachillerato de la fase de admisión tanto para este curso -en concreto, las relativas a las materias de Geología e Historia de la Filosofía- como para los posteriores. Por eso, la vicerrectora de Estudiantes recordaba ayer a los futuros alumnos de segundo de Bachillerato la conveniencia de revisar estas tablas en la web de la Universidad antes de formalizar sus matrículas para elegir aquellas materias que más puedan favorecerles a la hora de acceder a los estudios de su elección.

Más

Como el año pasado, los estudiantes que se inscriban en la EBAU podrán examinarse de una segunda lengua extranjera distinta de la que hubieran cursado como primera lengua extranjera del bloque de asignaturas troncales para subir nota. Les podrá ser de utilidad si optan a una universidad de otra región, porque la de Oviedo no la ponderará hasta la fase de admisión para el curso 2020-2021.

Respecto al temario de Historia, cuya amplitud motivó años atrás las quejas de alumnos, Miguélez recordó ayer que de los 97 estándares que aparecen recogidos en la orden ministerial, el grupo de trabajo integrado por profesores de Secundaria y de la Universidad para sentar las bases de esta prueba, ha ido rebajando su extensión hasta dejarla en los 73 temas que los alumnos asturianos deben prepararse en la actualidad.

Más antelación

Con lo que se mostró crítica la vicerrectora de Estudiantes fue con el escaso margen de que disponen universidades y comunidades autónomas para preparar las pruebas al publicarse la orden ministerial bien entrado el mes de enero. «Lo ideal sería que no las hubiera todos los años y que, de haberlas, se conocieran con al menos un año de antelación», considera.

Síguenos en: