Educación contrata otros 650 interinos con el curso iniciado

Se incorporan a las aulas unos 3.700 docentes con contratos temporales, cifra similar a la del curso pasado pero con más medias jornadas

O. ESTEBANGIJÓN.

El gran llamamiento de interinos se produce siempre a finales de agosto. Fueron en esta ocasión unos 3.000. Pero se sabía que no serían los últimos. A lo largo del mes de septiembre es habitual que la Consejería de Educación publique un nuevo listado, largo aunque no tanto como aquel, para completar unas plantillas que ya se preveían incompletas al iniciar el curso. De esta forma, ayer se publicaban las nuevas plazas disponibles, unas 650 más. En total, en este curso trabajarán en las aulas asturianas unos 3.700 docentes con contratos temporales, lo que supone unos porcentajes de interinidad superiores al 30%, por encima del 21% de media en el país y a muchísima distancia del 8% comprometido con la Unión Europea. La cifra, lejos de disminuir, se mantiene o aumenta cada curso, pese a las convocatorias de oposiciones de los últimos años.

En estos momentos se repiten aproximadamente las cifras de interinidad del pasado curso, pero con un récord negativo: hay más medias jornadas que nunca. Y aún quedará una adjudicación más de cierta importancia en las próximas semanas. Solo en la convocatoria de ayer, con 650 vacantes, 225 son a media jornada, «lo que supone que ahora mismo hay tantas medias jornadas como jornadas completas había hace ocho o nueve años», criticaba ayer Borja Llorente, de CC OO. Un 40% aproximadamente de esos 3.700 interinos no tienen jornada de trabajo completa. Eso obliga a algunos docentes a «trabajar por 800 euros a muchos kilómetros de su casa». «El acuerdo de mejora del empleo público está fracasando en Asturias», concluía Llorente. En estos momentos, la región supera los 12.000 profesores «por primera vez en muchos años».

Al profesorado interino hacía ayer también referencia el sindicato Suatea, que hizo una valoración de este inicio de curso que «ha salido adelante más por inercia que por planificación» y en el que se hace evidente, a su juicio, «el deterioro» que ha sufrido el empleo en Educación en los últimos años. Hay centros en los que no se está cumpliendo el acuerdo de reducción de las horas lectivas en Secundaria, que debería ser de 18 horas. «En departamentos grandes, para rebajar dos horas a cada profesor, o aumentas la plantilla, o es imposible. Hay docentes trabajando 19 y 20 horas», denunció ayer Tino Brugos. La duda ahora es si con el nuevo llamamiento de ayer se paliará esa situación.

Suatea afirma que hay centros en los que no se cumple la reducción de jornada en Secundaria

Estabilidad laboral

La cuestión es la misma, una vez más: «Las interinidades están pensadas para urgencias, para necesidades sobrevenidas, pero si tienes un tercio de personal interino es que esas plazas forman parte de la plantilla estructural», explica Brugos. Para Suatea es evidente que «la solución no pasa por las oposiciones como en estos últimos años, sino que hay que estudiar otras medidas para dar estabilidad laboral». Entre otras cuestiones, el sindicato plantea que los exámenes de las oposiciones no sean eliminatorios y que se valore más «la experiencia docente».

El sindicato se mantiene a la espera de una sentencia pendiente de la Unión Europea y que puede hacer referencia al posible «fraude» de encadenar contratos más de tres años. También Suatea ha presentado demanda sobre estas cuestiones.

También ANPE se refirió ayer a la situación. Para ellos, el llamamiento de ayer «llega tarde» y ha supuesto «un buen pellizco de ahorro» a la consejería, ya que los colegios han 'sobrevidido' estas semanas sin esos 650 docentes.

Por otro lado, el Suatea mantiene su exigencia de rebajar el horario lectivo en Primaria. Pero en la lista de 'de bes' del Principado hay muchas cuestiones más, dice el sindicato, como la homologación salarial. «En Secundaria, somos los últimos. Y en Primaria, los terceros por abajo». En su momento, en Asturias no se aprobó un complemento autonómico, sino que se optó por la carrera profesional, lo que ha llevado a los docentes asturianos a cobrar menos que en el resto de comunidades.

Tino Brugos, junto a Marián Moreno y Xosé Lluis Colodrón, tuvieron también tiempo ayer de mencionar otras cuestiones, como la «extrema precariedad de la plantilla que imparte Llingua, con más del 80% de contratos a media jornada»; la necesidad de abordar de una vez el futuro del ciclo de 0 a 3 años, convirtiéndolo en una red «pública y gratuita, y de carácter educativo», o la urgencia por mantener abiertas las escuelas en las zonas rurales.