Así es Nicanor García, el candidato de Ciudadanos a la presidencia del Principado

Nicanor García, candidato de Ciudadanos a la presidencia del Principado./
Nicanor García, candidato de Ciudadanos a la presidencia del Principado.

Hijo de minero que falleció enfermo de silicosis, fue catedrático de Francés para luego reciclarse en el campo de la comunicación audiovisual. Estuvo un año y medio afiliado al PSOE y asegura que, si su partido consigue apoyos, dedicará parte del dinero que ahora se usa en grandes infraestructuras en generar empleo

EFEOVIEDO

El cabeza de lista de Ciudadanos a la Presidencia del Principado, Nicanor García, valora el "efecto arrastre" del líder de su partido, Albert Rivera, ante las elecciones del 24 de mayo en las que su formación "sale a ganar", tras el proceso "complejo" para cerrar la candidatura que incluye ex dirigentes de UPyD.

Nicanor García -San Miguel de Nembra (Aller), 1 de julio 1954-, hijo de minero que falleció víctima de silicosis, estudió Filología Francesa en la Universidad de Salamanca y fue catedrático de Francés a los 30 años. Hizo después un reciclaje en Comunicación Audiovisual y Multimedia, y se dedicó a la formación del profesorado y a impartir conferencias en España, Europa y países de Latinoamérica.

Sus principales aficiones son el ciclismo y la canción como integrante del Coro Minero de Turón, con el que hoy actúa en el Teatro Jovellanos de Gijón como agrupación de fondo en la función teatral protagonizada por Asier Etxeandía.

Casado con una funcionaria de Justicia, es padre de dos hijas, una médica y otra ingeniera de telecomunicaciones, que enfatiza estudiaron que siempre en la enseñanza pública, cuyo sistema educativo reivindica que funciona, por eso le "joroba" el cliché de desprestigio que, en ocasiones, soporta.

Su pasado como militante durante poco más de un año y medio del PSOE, que abandonó a primeros de noviembre de 2014, asestó al candidato de la formación naranja el primer contratiempo electoral. "Nunca negué mi pertenencia al PSOE, al que me afilié porque simplemente quería colaborar en temas de educación", asegura García, que afirma que abandonó la formación socialista "decepcionado" y no porque viera una oportunidad en Ciudadanos como dijo el presidente del Gobierno regional y candidato a la reelección, Javier Fernández. "Nunca coincidí con él, a ver si ahora le conozco", dice.

Mucho antes, hace 25 años, García militó en el CDS, y ahora asegura que "por fin" encontró el partido de su vida en el que realiza sus "ideas" y sus "sueños".

Ha reconocido que el proceso de constitución de la candidatura de Ciudadanos fue "complejo" porque Asturias se convirtió en un "laboratorio de ensayo" de la tercera vía política, marcando "tendencia" en toda España tras la incorporación de los dirigentes expulsados de UPyD liderados por Ignacio Prendes. El 24 de mayo "si todo va" como está previsto, opina que Ciudadanos podría ser "la tercera fuerza política, la segunda o la no sé que, ya no me atrevo a decir nada", sin descartar que su líder, Albert Rivera, pueda ser "presidente del Gobierno en breve o en el futuro inmediato. Nos gusta soñar pero no estamos locos". En Rivera ve García a una persona moderna, con ideas de futuro que merece la confianza de la ciudadanía y asegura que ayuda "muchísimo" tenerlo como referente con "el magnetismo, la sensatez, la cordialidad y lo bien que cae", que suponen un "efecto de arrastre fundamental".

El plan económico de su partido es "realizable", manifiesta García, que defiende "reutilizar" los recursos destinados actualmente a las grandes infraestructuras, que en el caso del AVE apoyarán que finalicen las obras previstas para que la alta velocidad llegue a Gijón en las condiciones previstas.

"No se va a parar ni quitar nada", proclama el político, que anuncia que a partir de 2016, si Ciudadanos goza de capacidad de pactar o de gobernar en España, dedicará una parte de ese dinero de infraestructuras a crear puestos de trabajo en innovación, desarrollo, investigación y la sociedad del conocimiento.

García asegura que su primera intención es tener un grupo parlamentario fuerte y cita como requisitos para negociar con otros partidos no entrar a formar parte de un gobierno en el que no ostente mayoría, si bien intentará "facilitar la gobernabilidad y establecer pactos sobre programas, proyectos e ideas concretas con quien corresponda".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos