Elisabet Sadó: «Lo hacemos público para que las mujeres puedan competir y disfrutar sin tener que recibir estos obsequios»