Las agencias alertan de la falta de pisos para alquiler en Asturias

Imagen de una vivienda gijonesa con carteles que indican su condición de piso disponible. / ARNALDO GARCÍA
Imagen de una vivienda gijonesa con carteles que indican su condición de piso disponible. / ARNALDO GARCÍA

La oferta se reduce por los impagos, el nuevo decreto y las viviendas turísticas

CHELO TUYA GIJÓN.

Dos mil viviendas. Esa es la disponibilidad actual para alquilar en Asturias. Así lo aseguran los principales portales de internet especializados en estos alojamientos. Una cifra engordada, además, con ofertas exclusivamente centradas en estancias estivales o de un uso temporal lo que reduce a la mínima expresión las opciones para quien busca alquilar en lugar de comprar su vivienda habitual. Unas cifras que confirman que «Asturias tiene escasez de oferta para alquiler».

Así lo aseveraron a EL COMERCIO profesionales del sector inmobiliario de Gijón, Oviedo y Avilés. El discurso de José Manuel Balbuena, David Allen y Víctor Antuña, respectivamente, coincide: «Tenemos más demanda para alquilar que oferta disponible». Algo que lleva al fundador de Inmobiliaria Balbuena a tener «hasta lista de espera». «Son muchas las personas que llegan a la agencia para buscar una vivienda en alquiler de larga estancia, pero no encuentran disponibilidad. Nos piden que les avisemos, porque interés hay», asegura.

Tanta es la demanda que el fundador de Víctor Antuña Inmobiliaria está preparando en Avilés «un edificio de pisos exclusivamente para el alquiler de larga estancia», una opción que cada vez está centrando el interés de más propietarios. «Nos encontramos con personas que quieren invertir en viviendas de fácil alquiler, para lograr una rentabilidad para sus ahorros que no lograrían de otra forma», asegura el gerente de AllenGlobe.

Los motivos que explican la ausencia de opciones en el mercado del alquiler son tres y comunes en las tres ciudades: «La falta real de viviendas, tras la paralización de la construcción»; el «miedo del propietario a los impagos» y la inseguridad que genera «el nuevo decreto del Gobierno, que amplía de tres a cinco años el contrato mínimo, con la posibilidad de una prórroga de otros tres años».

Más información

Región de segunda residencia

El primero de los aspectos, la falta real de viviendas, parece chocar con el listado de pisos vacíos que hay en la región y que supera los 20.000 inmuebles. «Pero que estén vacíos no significa que estén deshabitados. Asturias es una región con mucha segunda vivienda. De hecho, no hay más que ver que, cada vez más, las reuniones de la comunidad se tienen que hacer en vacaciones, que es cuando llegan la mayoría de propietarios de algunos edificios», explica Balbuena.

En cuanto al miedo del propietario, Víctor Antuña lo tiene claro. «Es necesario habilitar un juzgado específico para el mercado inmobiliario. No es normal que, ante un impago, el propietario tarde, de media, un año en recuperar esa vivienda que es suya, pero en la que reside una persona que no le paga». El profesional avilesino está convencido de que «muchas personas alquilarían si tuvieran una garantía del pago de la renta y de que la vivienda no sufrirá destrozos».

En opinión de David Allen, el nuevo decreto sobre vivienda «plantea el problema de la ampliación del contrato. Se supone que el decreto quiere penalizar la vivienda vacía, pero me temo que lo que hará será incrementar las rentas, porque el propietario no querrá ceñirse a una renta actual, sin saber cómo estará el mercado en cinco años».

Eso lleva a que muchos propietarios opten por «el alquiler de corta estancia», en un sector «con un precio medio congelado. Estamos en 450 euros al mes», una media que coincide en las tres grandes ciudades. «Sobre todo porque está por debajo del límite marcado para cobrar ayudas al alquiler», señala José Manuel Balbuena, en referencia a los 500 euros de precio de la renta que marca tanto el Principado, a través de Vipasa, como el Ayuntamiento de Gijón, desde su Empresa Municipal de la Vivienda, para subvencionar parte de la renta. En Gijón, el 25% de los alquileres tienen una ayuda municipal.