Escuelas Católicas pide que Religión siga siendo evaluable

E. C. GIJÓN.

Escuelas Católicas, la federación que agrupa a dos mil centros católicos de toda España, calificó ayer de «desalentadoras» las declaraciones de la ministra de Educación, Isabel Celaá, en las que avanzaba una reforma de la actual ley de Educación (LOMCE) que temen que sirva «para quitar peso a la enseñanza concertada». Los centros católicos consideran «sorprendente que tras ofrecer hace pocas semanas diálogo para alcanzar un pacto educativo defienda ahora planteamientos que atacan frontalmente a los principios de liberta de enseñanza y generan división, preocupación y controversia». Recuerdan que «la Constitución reconoce en plano de igualdad el derecho de todos a la educación y la libertad de enseñanza».

Escuelas Católicas reclama además que se mantenga la Religión como «una asignatura curricular evaluable y computable, equiparable al resto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos