Los estudiantes de Medicina rechazan que no se pida el MIR en la red pública

Uno de los aspirantes entrega su identificación para poder acceder a una de las aulas donde se celebraron los exámenes. / MARIO ROJAS
Uno de los aspirantes entrega su identificación para poder acceder a una de las aulas donde se celebraron los exámenes. / MARIO ROJAS

Más de 1.600 médicos pelean en el examen de Oviedo por una de las 6.797 plazas convocadas para toda España, a las que optan 15.477 personas

SANDRA S. FERRERÍA

Llevan siete meses preparándose para un examen de cinco horas y 225 preguntas. Se trata de estudiantes de Medicina que ayer se enfrentaron, con ciertas dosis de nerviosismo, al MIR, que en Asturias se llevó a cabo en el campus de El Cristo. Al examen para conseguir una plaza de médico interno residente se presentaron a la prueba en el Principado 1.601 estudiantes. En juego hay 6.797 plazas convocadas por el Ministerio de Sanidad. Aspirantes en toda España, más de 15.000. Las pruebas se desarrollado de forma simultánea en 21 localidades de todo el país, para lo que se constituyeron 570 mesas de examen en 43 centros. En total, para formación sanitaria especializada se ofrecen 8.402 puestos, con más de 35.000 inscritos a las pruebas en el conjunto del país, 2.460 en la región.

Muchos comentaban antes de entrar en el examen la situación que vive la sanidad española y criticaban que en algunas comunidades autónomas se contrate a médicos que no tienen el MIR para, en teoría, hacer frente a la falta de especialistas. El gallego Pedro Gil indicaba que «como paciente» valoraba que le atendiera alguien que hubiera cursado el MIR. «Hacerlo sirve de formación», defendió. Además, como muchos otros, planteó que esa medida es «ilegal».

En esa misma línea se expresaba el maño Guillermo Chueca, que se desplazó a Oviedo a estudiar porque tiene familia en esta ciudad. «Creo que todo el mundo debería ser juzgada por el mismo rasero y eso se logra haciendo el MIR», incidió.

Jugándose su futuro en este examen estaba también María Gallego, nacida en Albacete y graduada en Medicina en Barcelona. Gallego fue a Oviedo a estudiar el MIR para alcanzar una plaza en cirugía. Respecto a la falta de especialistas, es de la opinión de que hay que ampliar las plazas «si tanta necesidad hay».

También la gallega Ana Castro, de 26 años y con aspiración de obtener una plaza en Medicina Interna, pide más plazas «para intentar suplir la falta de médicos». Su amiga Andrea Raña comparte la idea. Esta coruñesa considera que la falta de médicos debería suplirse con una solución más lógica «no contratando gente sin el MIR».

Más benevolente se mostró el búlgaro, residente en Gerona, Enric Enchev, quien decía ir con los nervios justos para estar concentrado. Bajo su punto de vista si no hay suficientes plazas de MIR «está bien que se contrate a gente sin ello, aunque depende de para qué especialidades».

«Es un arma de doble filo, por una parte no hay plazas para tantos, y entiendo que aunque no saques el MIR has de tener derecho a trabajar», así lo definió la gijonesa Eva Álvarez de la Torre, de 26 años, que repetía ayer experiencia. «El año pasado me presenté pero no me gustaban las especialidades para las que me daba la nota. A mí lo que me gusta es Anestesia o Ginecología».

Matronas

Hoy es el turno de las 221 aspirantes a una de las 23 plazas de matronas en el Servicio de Salud del Principado de Asturias. La prueba se realizará a partir de las 11 horas en las facultades de Económicas y de Derecho.

Más información