46 euros al día para atender casos de dependencia severa

Un hombre pasea por Oviedo ayudado por su andador. / MARIO ROJAS
Un hombre pasea por Oviedo ayudado por su andador. / MARIO ROJAS

Asturias abona la menor tarifa del país por concertar plazas | La patronal geriátrica no volverá a participar en ningún concurso y exige una equiparación a nivel estatal porque «se paga poco para lo que se exige»

CHELO TUYA GIJÓN.

Una persona con grado III de falta de autonomía personal se encuentra en una situación de dependencia severa. Es decir, necesita ayuda para todas las tareas básicas. Comer, beber, incorporarse, asearse... Requiere que alguien haga por ella las tareas más íntimas. El Principado considera que esa labor se paga con 46 euros diarios. Concretamente con 45,62. Es lo que abona a los geriátricos privados por concertar una plaza residencial para una persona con dependencia severa. Es la tarifa más baja del país.

Así lo desvela el informe realizado por la consultora Gerokon para la Asociación de Centros Geriátricos de Asturias (Ascege), la patronal del sector en la región. El estudio, presentado esta semana en la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), tiene el respaldo del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), la entidad que aglutina el mayor número de plazas geriátricas del país, 180.000, y da empleo a 80.000 personas.

Dice el informe de Gerokon que mientras el Principado paga 45,62 euros al día por concertar una plaza geriátrica para una persona con dependencia severa en Asturias, el Gobierno cántabro desembolsa 58,65 euros diarios; el de Castilla y León, 49,15 y así hasta llegar a los 95,08 euros que paga Guipúzcoa. No obstante, los autores del informe apuntan que el caso vasco es difícilmente comparable, al tener un convenio especial.

Pero con el resto del país no existe ninguna justificación para que cada comunidad autónoma tenga tarifas tan dispares para concertar plazas geriátricas.

3.380 para 15.025 plazas

Las diferencias continúan si, además de tener dependencia severa, el usuario de la plaza geriátrica tiene otros añadidos, como problemas psíquicos. En ese caso, que obliga a mayor atención hacia la persona usuaria de una plaza geriátrica, el Principado paga al día 52,83 euros.

De nuevo el desembolso del Gobierno regional es el más bajo del país. Muy lejos de los 90 euros que, cada día, paga Navarra a las residencias geriátricas para concertar plazas para personas que, además de una dependencia severa, tengan problemas mentales, exijan tratamientos más complejos o necesiten ser suprasistidos.

«Se paga poco para lo que se exige», refleja el informe de Gerokon que Ascege ha hecho suyo. La patronal geriátrica se suma a sus homónimas del resto del país en la petición de la creación de un Ministerio de Mayores que debe estar dotado con el 2% del PIB, en lugar de destinar al cuidado de mayores y dependientes «el 0,5% del PIB, como ocurre ahora».

Arsenio Alonso-Collada, presidente de Ascege, insistió en que el informe y la reclamación «no va contra ningún gobierno ni partido político», pero sí dejó claro que la patronal geriátrica asturiana se planta. De mano, «no acudiremos a nuevos conciertos que sean meras subastas de precio», en relación a los conciertos que realiza el Gobierno regional para cubrir la demanda cuando su oferta de plazas públicas, 3.645, no llega. Ahora mismo, tiene concertadas con entidades públicas y privadas 2.121 y lo hace con el precio más bajo del país.

Una característica que también marca la tarifa media geriátrica en Asturias. El precio medio por vivir en una residencia son 1.769 euros al mes, según la comparativa de Gerokon. Es el más bajo del norte (Galicia cobra 1.913 euros al mes de media; Cantabria, 2.232 y el País Vasco 2.495) y el séptimo más bajo del país.

A esas cifras, une Ascege «el caos de la Ley de la Dependencia, con diecinueve interpretaciones distintas». Eso lleva a que «las personas no tengan los mismos derechos según donde vivan», situación que no sitúa a Asturias en buen lugar. «Para lograr certificado de dependencia, mejor Andalucía. Para lograr una plaza de residencia, mejor Castilla y León», explican mientras avanzan un 'turismo dependencia'. En Asturias, con una oferta total de 15.025 plazas residenciales, solo 3.380 personas han elegido una plaza geriátrica como servicio de dependencia.

Ningún concierto

Desde el Gobierno regional se confirma que el aviso a navegantes de la patronal geriátrica llegó. No esta semana, sino desde el último concurso para licitar plazas, en 2015, realizado por el ente que gestiona la red pública geriátrica, Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA). En aquel momento, de forma unánime los empresarios rechazaron lo que volvieron a reiterar la pasada semana: «No vamos a concursos que sean una mera subasta de precios», recordó el presidente de Ascege, Arsenio Alonso-Collada.

«En esta legislatura no se han concertado plazas», confirman desde la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, que explican la decisión a que «el esfuerzo ha estado en la creación de plazas públicas».

Sobre lo que ocurrirá en la próxima legislatura, la que arrancará tras las elecciones autonómicas del próximo día 26, «como ya se trasladó a Ascege en reuniones mantenidas con la gerencia del ERA, la idea de cara a futuras contrataciones es incluir en las licitaciones otros criterios adicionales al precio y valorar aspectos de calidad, sociales, laborales y medioambientales, en consonancia también con la nueva Ley de Contratos del Sector Público».