El exdirector del Serida, Pedro Castro, desvincula a Osoro de las presuntas irregularidades en la finca de Illano

El exdirector del Serida, Pedro Castro, desvincula a Osoro de las irregularidades en la finca de Illano
Koldo Osoro. / ÁLEX PIÑA

El exdirector del Servicio de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), Pedro Castro, ha asumido personalmente esta decisión que, según ha dicho, contaba con el respaldo del Consejo Rector

EFE

El exdirector del Servicio de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida)Pedro Castro ha exculpado a su sucesor en el cargo, Juan Luis 'Koldo' Osoro, que está siendo juzgado por malversación, de toda responsabilidad en la permanencia y atención de los animales de una cooperativa privada en una finca del Principado en Illano. Castro ha asumido personalmente esta decisión que, según ha dicho, contaba con el respaldo del Consejo Rector.

Pedro Castro ha declarado este viernes como testigo ante el tribunal del jurado que desde el pasado día 20 juzga en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial a Osoro y a otros tres empleados del Serida por un delito de malversación.

En su testifical, Castro ha asegurado que la permanencia y atención de los animales de la cooperativa Prodescal en una finca de la administración regional en la localidad de Illano está «más que justificada» porque dio lugar a una línea de investigación y contaba con el conocimiento del Consejo Rector. Castro, que ocupó el cargo de director-gerente del Serida hasta mayo de 2009 y antecesor en el cargo de Juan Luis Osoro, no vio irregularidad alguna en el hecho de que en la finca El Carbayal, que el Serida tiene en Illano, se estabularan, alimentaran y criaran animales de una cooperativa privada, Prodescal, de la que forman parte los otros tres empleados del Serida que están imputados en la causa.

La fiscal ha incidido en que los animales de la cooperativa ocupaban un bien de interés público sin pagar cánones y que los acusados obtuvieron un beneficio particular con la venta de animales.

Castro ha rechazado esta versión y ha dicho que la Fiscalía «está equivocada» porque, según su declaración, el único beneficio de la cooperativa era tener asesoramiento y apoyo técnico del Serida, a los que facilitaban los medios de transporte de animales y con los que podían obtener ayudas de la PAC.

El testigo ha señalado que durante su gestión al frente de la dirección del Serida, todas las decisiones las adoptaba él personalmente e informaba de las mismas al Consejo Rector, por lo que Osoro no tuvo intervención alguna en el mantenimiento de varios cerdos en la finca, ni le llegaron denuncias, ni quejas por actuaciones irregulares o ventas de Prodescal.

Varios empleados del Serida, adscritos a Villaviciosa, han declarado que entre los años 2003 y 2004 vieron cómo había cerdos que eran propiedad de Prodescal en la finca de Illano, en una pradera donde también les alimentaban.

El testigo E.F. ha ratificado que tuvo sospechas y un convencimiento personal de que el ganado que había en la finca «no era todo del Serida», a lo que se sumaron comentarios de «cosas que se veían y oían» por la zona.

J.J.M. vio una cantidad imprecisa de cerdos, que situó entre 10 y 20 ejemplares, en la finca y, según su apreciación, los animales estaban acostumbrados a que les llevaran pienso porque estaban en una zona de maleza, de monte bajo, donde no había alimento.

Otra testigo, C.V., que llevaba la contabilidad de Prodescal, ha explicado ante el jurado que la cooperativa está inactiva, pero sigue constituida, ya que aunque se dio de baja en la actividad en 2012, aún no se ha disuelto.

La Fiscalía solicita cuatro años y medio de cárcel por un delito continuado de malversación de caudales públicos para el exgerente del Serida Juan Luis 'Koldo' Osoro, otros cuatro años para el técnico U.G.P., como coautor y sendas penas de tres años y medio para el oficial J. M. M. I. y el operario agroganadero A. A. P. como cooperadores necesarios. El juicio continuará la próxima semana en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo.