«Existe la posibilidad de elegir ser feliz la mayor parte de los días. Ser cínico no funciona»

Juan Fueyo presentó su libro en el club de lectura La Granja, en Oviedo. / HUGO ÁLVAREZ
Juan Fueyo presentó su libro en el club de lectura La Granja, en Oviedo. / HUGO ÁLVAREZ

Juan Fueyo, neurólogo y autor del libro 'Te dirán que es imposible', presentó en Oviedo su última obra, en la que afirma que «cuanto más inteligente se trabaja, más suerte se tiene»

LAURA FONSECAGIJÓN.

Le gusta casi tanto escribir como ser médico. Juan Fueyo Margareto (Oviedo, 1957), neurólogo, investigador y especialista en el Centro Oncológico MD Anderson de Houston, presentó en Oviedo su última obra 'Te dirán que es imposible', un libro de autoayuda que defiende con tanto ahínco como su virus antitumoral 'Delta-24'. Ayer, «entre amigos y amigas» habló de sus consejos para alcanzar lo que él considera el éxito y anunció que ya tiene otras tres obras literarias más en cartera.

-¿Por qué un científico como usted ha escrito un libro como éste?

-Para resumir consejos que he dado a estudiantes y profesionales más jóvenes. Y también para escribir algo diferente, y mucho más personal, entre dos novelas.

-¿Se gana dinero escribiendo libros de autoayuda?

-Estoy comenzando a pensar que ganan más los que cobran por criticarlos...

-¿Le han criticado mucho?

-No, pero los hay que han escrito libros contra los libros de autoayuda y viven de eso.

-¿Cuántos libros quiere vender?

-Los que ha vendido Zafón más uno.

-¿Y cuántos lleva vendidos?

-No muchos más de mil. Pero llevamos dos meses y poco más. Ah, y ahora sacarán el audio libro.

-Los libros de autoayuda no tienen muy buena prensa. ¿Sufre ataques de 'trolls'?

-Hasta ahora nadie me ha pedido que me disculpe (risas).

-En su fórmula del éxito incluye la suerte. ¿Existe la suerte?

-Jean Cocteau creía en la suerte porque sin ella no podía explicar el éxito de los que nos caen mal. Yo creo que cuanto más inteligentemente se trabaja, más suerte se tiene.

-¿Es verdad que los libros de autoayuda los escriben escritores mediocres que quieren hacerse millonarios rápidamente?

-Quienes quieren hacerse millonarios de golpe juegan a la lotería. Escribir un libro, sea el que sea, es tratar de ganarse el pan con el sudor de la frente. Y no es nada fácil. J. K. Rowling dijo que escribir no es oficio para los débiles de corazón.

-¿Por qué quiere motivarnos? ¿No le gustamos así?

-No es mi intención. A mí me gusta la gente, pero hay muchos que no se gustan a sí mismos y mi libro puede darles una palmada en la espalda o echarles un cable.

-'Te dirán que es imposible', como título no está mal. ¿Es el título lo mejor del libro?

-Es un buen título y lo escogió mi mujer. El diseño es también extraordinario y fue cosa de Planeta. O sea que me siento bien arropado.

-¿Es usted otro intelectual que quiere arreglar el mundo?

-Ya me gustaría, ya. Pero a mí me interesan más las personas que las sociedades y la política. Tengo muy claro que si tuviese que escoger entre la seguridad de mi madre y una revolución, escogería a mi madre.

-¿Qué cree que diría Freud de esto?

-Freud aplaudiría. Habría que preguntarle a Marx...

-¿Su mejor consejo es, 'no critiques'?

-No critiques, no juzgues, no te quejes. Entiende, incluye, aplaude.

-¿Recomendaría este libro a pacientes con tumores cerebrales?

-A los pacientes de cáncer tengo poco que enseñarles. Ellos me enseñan a mí cada día.

-¿Le ha regalado su libro a Joe Biden, ex vicepresidente del gobierno de Obama y candidato demócrata en esta campaña electoral a cuyo hijo trató?

-No. Pero él nos ha regalado el suyo -donde habla de mi trabajo científico- a varios miembros del laboratorio, y el departamento de neurocirugía del hospital tiene una cátedra que lleva el nombre de su hijo.

-¿Qué novedades hay con el virus que han descubierto para tratar cánceres cerebrales, el Delta-24?

-Estamos en un momento de expansión: más estudios y en más hospitales. El laboratorio insiste en mejorar el virus, pero vivimos pendientes de los estudios clínicos. Merck ha comenzado a hablar con la FDA, quizá comercialicen el virus y entonces el ritmo del progreso se acelerará.

-Es un tuitero agresivo. ¿Le está ayudando a dar publicidad al libro?

-Me gusta el twitter, me ayuda a expresarme. Lo utilizo para muchas cosas. Hay pacientes y familiares que me contactan con DM, también me relaciono con colegas usando este medio. Y últimamente mis tuits, además, intentan dar publicidad a mi libro.

-Empezó en twitter de forma tímida y ahora no para. Ahora hasta su suegra o sus amigos se suman a la campaña para promocionar su libro. ¿Como se le ocurrió?

-Mis hijos me abrieron una cuenta y luego tuve la influencia de Mad Men... Hacer una obra maestra de 20 segundos. ¿Quien puede pedir más?

-¿No le han dicho que es un libro muy americano?

-Es porque vivo en Houston. Si viviera en La Mancha, me dirían que es típicamente manchego. Pero, como diría Borges, yo solo puedo escribir los libros que escribiría un español de mi tiempo. Cuando se habla del éxito, hay quien piensa en el modo de vida americano, ¡como si a los españoles nos gustase perder! ¿Usted cree que Rafa Nadal o Marc Márquez son americanos? Son españoles de pura cepa a los que les gusta estar allá arriba. Y dígame, ¿disfrutábamos o no con la Roja cuando jugaba el mejor fútbol del mundo?

-Hay mucho de autobiografía. ¿No siente vergüenza de desnudarse en público?

-Sí. Pero en este tipo de libros hay que explicar quién es uno y qué ha hecho y cómo ha vivido para que el lector entienda las estrategias.

-¿Existe la felicidad?

-Existe la posibilidad de escoger ser feliz la mayoría de los días.

-¿Qué es lo que no funciona?

-Ser cínico, aislarse, pensar mal, conformarse con menos de nada, pensar que ya ha pasado nuestro tiempo, ser envidioso, violento, carecer de inteligencia emocional, no entender el dinero, descuidar a los que nos quieren, pensar que ya lo sabemos todo.

-¿Compraría usted este libro?

-Me lo regalaría mi mujer.