El exviceconsejero de Comunicación de Presidencia escuchó a Grueso referir «quejas» por las tensiones económicas en el Niemeyer