Fallece uno de los dos trabajadores electrocutados en Química del Nalón

Instalaciones en las que tuvo lugar el accidente. / JUAN CARLOS ROMÁN
Instalaciones en las que tuvo lugar el accidente. / JUAN CARLOS ROMÁN

Daniel Álvaro García García, de 46 años y vecino de Avilés, sufrió una descarga cuando se encontraba en una grúa

A. FUENTE / L. A. R. LANGREO.

El trabajador que el pasado viernes sufrió una potente descarga eléctrica en un accidente laboral en Química del Nalón, en Langreo, falleció ayer por la mañana en el Hospital Central de Asturias, donde permanecía ingresado en estado de extrema gravedad. Daniel Álvaro García García, de 46 años y vecino de Avilés, resultó electrocutado después de que el brazo de una grúa, que se encontraba en la factoría, tocara un cable. Su compañero, Abel Álvarez, de 26 años acudió en su auxilio y también se electrocutó; permanece en estado grave en el Hospital de La Paz en Madrid.

El fallecido, padre de dos hijos, era trabajador de la empresa gijonesa Cosermo, a la que llevaba vinculado desde hacía 25 años. Jefe de obra, muy profesional y con amplia experiencia, es recordado por la familia que conforma Cosermo como un trabajador leal, bellísima persona y lleno de entusiasmo: «Una persona de la casa con la que siempre podías contar». Este año, precisamente, hacía las bodas de plata en su matrimonio y en la empresa, por lo que estaba especialmente «ilusionado». Los médicos aseguran que la descarga fue fatal, pero él era un hombre de gran fortaleza, lo que le hizo aguantar casi una semana hospitalizado.

El fatídico accidente del viernes frustró todos sus planes y dejó rotos a sus compañeros y amigos. Se da la circunstancia de que para la misma empresa trabajan uno de sus hijos y su primo. Ambos recibieron la noticia en Estados Unidos, donde se encontraban destinados para realizar una obra. Los restos mortales de Daniel García serán recibidos mañana a la cuatro de la tarde en la iglesia de Santa María de Ballota (Cuillero), donde se celebrará el funeral y posteriormente será enterrado en el cementerio parroquial.

Mejores noticias llegan desde Madrid, donde se encuentra ingresado el otro trabajador electrocutado. Aunque en un principio se temía que pudiera sufrir alguna amputación, la operación quirúrgica a la que fue sometido la tarde del miércoles salió muy bien y, dentro de la gravedad en la que se encuentra, las expectativas son buenas. Abel Álvarez resultó herido al acudir a auxiliar a su compañero. Llevaba trabajando en Cosermo desde el pasado mes de agosto.

El accidente se produjo sobre las seis de la mañana del pasado viernes, día 30 de noviembre, en las instalaciones langreanas de Química del Nalón. Un portavoz de la sección sindical de CC OO señala que se siguen investigando las causas e indica que estas instalaciones mantienen unas estrictas normas de seguridad para evitar siniestros.

 

Fotos

Vídeos