«Cada vez más familias nos piden quitar el carné al abuelo»

Raquel Casado, en su despacho en la sede ovetense de la Dirección Provincial de Tráfico. / HUGO ÁLVAREZ
Raquel Casado, en su despacho en la sede ovetense de la Dirección Provincial de Tráfico. / HUGO ÁLVAREZ

«La 'Y' fue una maravilla en su momento, pero hoy la gente pide seguridad y menos ruido. Bajarla a 100 kilómetros por hora será menos problemático»

RAMÓN MUÑIZOVIEDO.

Cumple su primera década en el cargo y el aniversario le llega con las calles de Gijón llenas de patinetes, el ministerio a punto de lanzar la obra que cambiará la 'Y' y un repunte de la siniestralidad. A todo responde Raquel Casado (Gijón, 1968) con datos y estrategias para persuadir a los asturianos de que no se pongan en peligro.

-Van cuatro años de subidas ininterrumpidas de las muertes en vías interurbanas. ¿Por qué?

-La crisis hizo que la gente se moviera menos y ahora empezamos a respirar. No es que cambiemos de coche, pero nos movemos más y nos entra un turismo que llena de gente Asturias.

-¿Cuántas multas le han puesto sus subordinados?

-Una, la única de mi vida. No me gusta correr y además entre Gijón y Oviedo... ¿qué puedes ganar? ¿Dos minutos? No compensa.

-Como casi todos, usará la 'Y'...

-Nunca me ha gustado. Cuando vivía en Madrid, ir a trabajar era cruzarte atascos y polígonos. Aquí tenemos la AS-II, que es relajante, ves verde, vacas, tiene poco coche... No entiendo cómo no se usa más.

-Ampliar la 'Y' entre Lugones y Matalablima durará tres años y medio de trabajos. ¿Cómo minimizarán las molestias?

-Vamos a pasar una mala temporada, pero hay que asumir que si queremos mejorar no tenemos otra.

-¿Se verá contagiada 'su' AS-II?

-Cuando haces una obra así parte del tráfico se vuelca en otro sitio, sí.

-La previsión es terminar en 2023 con una 'Y' limitada a 100 kilómetros por hora y que deje de hacer tanto ruido. ¿Se la imagina?

-La verdad es que quiero vivirla. La 'Y' fue una maravilla en su momento, muy bien construida y todo el mundo entonces estaba encantado, pero hoy la gente ha cambiado. De aquella se hablaba de velocidad y ahora piden seguridad, comodidad y menos ruido.

-Bajar la velocidad de 120 a 100 no está desatando gran oposición.

-Es que en general hemos aprendido que lo importante no es la velocidad, sino la tranquilidad, seguridad, confortabilidad. Esa medida ahora será menos problemática.

-La paradoja es que los coches son más seguros e irán más despacio.

-Los fabricantes ponen ayudas a la conducción pero salvar la vida siempre es una decisión nuestra. Si decides beber o ir más rápido, es tu decisión, no la del que te vas a encontrar enfrente. La carretera no es un circuito donde vas solo; te pueden pasar mil cosas que no controlas.

-Eso va calando. La velocidad no es ya la mayor causa de accidente.

-Son las distracciones. Todo el tiempo ves gente mandando mensajes y conduciendo... Cada vez que llegas a un semáforo en rojo todos sacan el móvil. Es como si fuera parte de nosotros y no pudiéramos vivir cinco minutos sin él. He llegado a ver a un motorista meterlo en el casco.

-En serio, ¿nunca lo ha cogido?

-No me siento capaz. Asumo que no somos superhombres.

-El director general de Tráfico dice que es una dependencia, una adicción. ¿Qué pueden hacer ustedes?

-Lo que hicimos con la velocidad y el alcohol: concienciar. Dio resultado y hoy vemos que los jóvenes son los que menos beben al volante.

-Y los primeros en subirse a patinetes eléctricos y otros cacharros. ¿Está a favor o en contra?

-Es una gran idea. Bien usado y unido al transporte público puede quitar mucho coche en ciudad.

Bloqueo político

-Aclare. ¿Por dónde deben ir?

-Por la calzada, indudablemente. Es verdad que falta regulación, que la competencia es municipal, que todos están esperando que la DGT establezca una orientación y que el bloqueo político lo está retrasando. Pero tenemos una norma que desde 2016 dice que la acera es del peatón. Es el más vulnerable y con una población envejecida como la nuestra, un choque contra alguien de 70 años es más problemático.

-¿Patinete con o sin casco?

-No hay regulación, pero aconsejo casco y reflectante, como las bicis.

-¿Qué hacer cuando ves al abuelo que no está en condiciones de seguir al volante y él no renuncia?

-Cada vez más familiares nos piden quitar ese carné. Hemos habilitado un procedimiento que nos están copiando otras regiones.

-¿Cómo es?

-El familiar llega y nos cuenta la situación. Con el Principado hemos concertado un servicio por el cual se manda a la persona al HUCA, donde el médico hace una revisión como dios manda, pide informes y determina si está o no para conducir. Si hay dudas hacemos una prueba; viene con un vehículo de autoescuela y salimos a la pista de examen, con el médico y nuestros examinadores. También revisamos cuál fue el último psicotécnico que pasó. Si hace dos semanas le dieron por apto denunciamos al centro médico, claro.

-¿Qué resultados logran?

-Hay un cambio cultural. A los familiares les cuesta dar el paso, pero lo hacen cada vez más. Antes eran pocos casos y ahora tenemos al médico saturado, y los centros del psicotécnico dan a más personas como no aptos, mandan una revisión anual o los ponen como suspendidos.

Más información