El FAPAS denuncia que se usen como pastizales suelos contaminados por arsénico

E. C. GIJÓN.

El Fondo Asturiano para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) asegura que suelos contaminados por arsénico están siendo utilizados como pastizales para el engorde de ganado. Son los terrenos que en su día albergaron una escombrera y una balsa de cianuro de la mina de oro de Boinás, en Belmonte de Miranda. El FAPAS denunció esta situación ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo, que trasladó las diligencias a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

La entidad conservacionista realizó una serie de análisis sobre esos terrenos en un laboratorio privado y reflejaron que la concentración de arsénico en la zona donde pasta el ganado es de 78 miligramos por kilo, el doble del nivel máximo establecido por la normativa asturiana.

Se trata de una zona de 250 hectáreas de antiguas escombreras en las que se está criando ganado, mientras que el talud de la balsa de cianuro de la mina, que en su día había sido reforestado para mejorar la calidad del hábitat y el tránsito de los osos pardos, ha sido talado prácticamente en su totalidad para ser utilizado como pasto.

El FAPAS ha pedido una valoración al Grupo de Toxicología de Fauna Silvestre del CSIC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos