«Hemos aprendido a ser más solidarios. Antes los donantes incluso exigían cobrar»

Antonio Medarde posa con el Memorial Dr. Joaquín Fernández. Junto a él, el consejero de Sanidad, Franciso del Busto./
Antonio Medarde posa con el Memorial Dr. Joaquín Fernández. Junto a él, el consejero de Sanidad, Franciso del Busto.

El doctor Antonio Medarde recibe el premio a una vida dedicada a la hematología

P. SUÁREZ GIJÓN.

Es uno de los grandes expertos en cuanto a donaciones sanguíneas se refiere, tal y como reflejan sus innumerables trabajos sobre la materia y un prestigio internacional que el hematólogo Antonio Medarde se ganó tras 39 años al frente del Banco de Sangre de Navarra. Su especialidad, que ha experimentado una gran evolución en los últimos años, resulta clave para el tratamiento de una innumerable cantidad de patologías y depende, directamente, de la solidaridad de los donantes. «En esto hemos mejorado mucho. Antes los donantes te pedían cobrar dinero por donación. Ahora, en cambio, está asumido que donar es una labor muy necesaria y reconfortante», destacó Medarde.

El doctor acudió ayer a la X Jornada Técnica sobre Hemodonación en el Principado para recoger el Memorial Dr. Joaquín Fernández, un profesional con el que el premiado tuvo la suerte de tratar. «Este galardón me hace especial ilusión porque conocía personalmente al doctor Fernández, por lo que es, si cabe, mucho más significativo», explicó tras recibir el busto de manos del consejero de Sanidad, Francisco del Busto.

Visiblemente agradecido e incluso por momentos emocionado, Medarde deleitó a los asistentes con una conferencia en la que realizó una intenso recorrido por la historia de las donaciones. «Es complicado comparar esa época anterior con la actual. La tecnología aplicada a la extracción de sangre y la fragmentación de sus componentes ha supuesto una auténtica revolución en esta práctica. Los controles sanitarios también le aportan una gran seguridad al proceso», afirmó, previo a rememorar su primer recuerdo sobre el campo sanguíneo. «Fue durante una Nochebuena. Estábamos cenando cuando, de repente, llamaron a mi madre para que fuese corriendo a atender a un paciente que precisaba de una transfusión para sobrevivir. En ese preciso momento me di cuenta de la importancia de los bancos de sangre y las donaciones», relató.

No quiso Medarde dar por terminada su ponencia sin hacer un llamamiento para que la mayor cantidad de gente posible acuda a donar. «Lo más importante es la difusión. Todos debemos apoyarla, incluso los jubilados como yo», dijo el reputado doctor antes de recibir la ovación cerrada de los asistentes.

 

Fotos

Vídeos