«Astilleros Gondán es un gran embajador de los asturianos»

Foto de familia de premiados, autoridades y dirección del Centro Asturiano de Madrid. /J. R. Navarro
Foto de familia de premiados, autoridades y dirección del Centro Asturiano de Madrid. / J. R. Navarro

El Centro Asturiano de Madrid premió a Álvaro Platero por su brillante trayectoria y entregó sus urogallos de bronce

PABLO SUÁREZ

Entre la tradición más asturiana y la innovación tecnológica se movieron los premios Urogallo que cada año entrega el Centro Asturiano de Madrid a entidades y figuras que marcan o han marcado el devenir de la región en diversos ámbitos. Unos galardones que han recaído a lo largo de los años en manos de importantes personalidades asturianas y que para esta edición volvieron a elegir el Palacio de Congresos como el marco perfecto para su entrega. «Es curioso y motivo de orgullo la gran cantidad de casas de Asturias que hay en el mundo», destacó la concejala de Educación y Cultura, Montserrat López, quien, como ya hiciera anteayer en los premios de la casa de Sevilla, volvió a acudir en representación del Ayuntamiento de Gijón.

Sin embargo, los grandes protagonistas de la tarde fueron los premiados. De entre todos ellos, el galardón más importante, el título de Entidad Asturiana del Año, le fue concedido a los castropolenses Astilleros Gondán, una de las grandes referencias internacionales respecto a la construcción de embarcaciones y uno de los grandes embajadores de la región en el exterior.

Vender la marca Asturias

«Nos gusta pensar que vendemos la marca Asturias. Mas de un 90% de los buques que construimos se venden a otros países», explicó Álvaro Platero, director general de Gondán, respecto a un oficio que alcanza ya las cuatro generaciones desde su creación. «Se trata de una empresa con acreditada y fecunda experiencia que ha sabido adaptarse a los tiempos», destacó el presidente del Centro Asturiano de Madrid, Valentín Martínez-Otero, como una de las razones por las que consideraron (de forma unánime) que eran merecedores del reconocimiento. Su trayectoria y el respeto al medio ambiente que siempre han practicado, así como su firme apuesta por la innovación, completaron el listado de motivos. «En definitiva, reconocemos su excelencia», redondeó Martínez-Otero.

Los de Castropol, que han llegado incluso a fabricar embarcaciones para marcas de prestigio como Rolls Royce, se mostraron muy agradecidos por el reconocimiento. «Es el reflejo de que estamos haciendo bien las cosas», apuntó Platero, quien destacó la reciente ampliación de las instalaciones del astillero, la cual les permite ahora fabricar buques de hasta cien metros de eslora.

Urogallos especiales

Con los Urogallos especiales con mención honorífica, el Centro Asturiano de Madrid reconoció también la trayectoria y labor del reportero y fotógrafo Javier Bauluz, primer español en recibir un premio Pulitzer, y la Unión de Discapacitados de Asturias, referencia en la región. «Ambos son la clara representación del trabajo bien hecho», destacaron desde el Centro.

Bauluz, quien recibió el premio Pulitzer de Periodismo en 1995 por su trabajo junto a sus compañeros de Associated Press en Ruanda, es un reconocido reportero autor de diferentes libros y que también ha impartido la docencia en universidades de prestigio como la Pompeu Fabra de Barcelona.

Por su parte, la Unión de Discapacitados de Asturias lleva desde 1977 trabajando por la defensa de las personas con discapacidad física y orgánica, para mejorar sus condiciones de vida, su autonomía personal y sus relaciones sociales. Desde su nacimiento, el número de socios ha ido creciendo hasta superar los 1.500.

Del resto de premiados, a los que se les otorgaron los Urogallos de bronce, el Centro destacó su «fiel compromiso» con la sociedad asturiana y la relevancia de sus trayectorias. La Asociación de Amigos de la Madera-Les Forgaxes, la Nueche en Danza, Sergio Menéndez, la coral polifónica de Langreo, Gonzalo Fernández, Casa Belarmino, Anthony Blake, XuanXosé Sánchez Vicente, Camilo Xabel Sousa, la fiesta de la vendimia, Pablo Carreño, la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar y José Manuel Collado recibieron esta distinción.

 

Fotos

Vídeos