Buenas ventas y menor asistencia

En Thermomix están de récord este año. En la imagen, las comerciales en el Pabellón Central. A la izda, Ana Blanco. / NAVARRO
En Thermomix están de récord este año. En la imagen, las comerciales en el Pabellón Central. A la izda, Ana Blanco. / NAVARRO

Álvaro Muñiz, satisfecho de la semana inicial de la Feria, resalta el buen ritmo de transacciones y achaca al primer domingo un leve descenso en los visitantes

A. AUSÍN / C. RODRÍGUEZ

Los datos oficiales se darán esta tarde, los números concretos de los nueve primeros días. Sin embargo, ayer, el director de la Fidma, Álvaro Muñiz, adelantaba para EL COMERCIO el devenir de la semana inicial, la que fue del sábado inaugural al pasado viernes. Y las sensaciones, resaltó, «son buenas». El ejemplo fue recurrente: «Basta con caminar por el recinto y observar las caras de los expositores y vendedores. Ese es el dato más fiable. Si les estuviera yendo mal los tendrías todo el día en la oficina que si esto, que si aquello». Al calor, por tanto, de la recuperación económica, la 62 edición del certamen que dejó a cien empresas en lista de espera refleja la tendencia alcista al consumo. Una impresión que, por imponderables, no va pareja a la del número de visitantes, que Muñiz siempre califica como dato secundario. Lleva la Fidma 62, concedió, una cierta desventaja respecto a la Fidma 61, cuando se batió el récord histórico con aquellos 721.337 visitantes.

En estas variables, Muñiz refirió los «hados propicios» de 2017 cuando se vivió un domingo espectacular holgadamente por encima de los 60.000 visitantes. Éste, en cambio, el calor excesivo del primer fin de semana restó afluencia y de ese flojo domingo, con más de cuarenta mil visitantes, derivó un cierto lastre para el balance semanal. No obstante, la cosa va 'in crescendo'. Y así, anotó, tras el «excepcional» miércoles del SabadellHerrero y el trueno de las ocho y diez, han venido un jueves y un viernes que superaron a los mismos días de 2017.

Dicho esto, reiteró que «todo acaba equilibrándose al final», con lo que el balance bueno será el del fin de una Feria de Muestras que, subrayó, va viento en popa. A medio camino, insistió, «estás comparando churras con merinas; si llueve o no llueve un día, si la gente llega al domingo ávida de playa o no; si hay una actividad especial en Gijón o no; cómo cae la Semana Grande...».

57 Mercedes vendidos

Un oteo por algunos comercios corroboraba las buenas impresiones oficiales. «Los dos primeros días vendimos diez coches; los dos últimos, jueves y viernes, 25», precisaba Luis Abella, gerente de Adarsa de Oviedo y Avilés, quien en esos siete días contabilizaba 57 ventas cerradas. «Vamos en línea e in crescendo», destacaba para EL COMERCIO tras restar importancia a haber vendido su Mercedes más caro, un CLS 350d kilómetro cero, 75.000 euros a precio Feria, casi nada más abrir las puertas el recinto. «Eso es anecdótico», anotó.

Lo de Thermomix este año ha sido un reventón. El pasado lo cerró con 591 ventas. «Éste, en siete días, llevamos alrededor de 500», destacaba la jefa de ventas de Asturias, Ana Blanco. ¿El motivo? El primero, una oferta de choque ya finalizada: robots, ya estrenados, a 899 euros. Y los otros; «una buena promoción en toda España y un gran equipo de profesionales», destacó Blanco. Agotada la promoción inicial, apostilló, la oferta de Thermomix nuevas está en 1.199 euros.

Priorizar los contactos

En Seguros Santa Lucía, siempre a tope, están contentos. «Llevamos unas pocas pólizas menos que el año pasado, pero los tres últimos días han sido muy buenos», resaltó David García. Otros gremios no tienen resultados tangibles inmediatos. Es el caso por ejemplo del mueble. «No estamos centrados en la venta directa, más bien en establecer contactos y en ese aspecto la cosa va bien», apuntaba Abel Fernández, de Ibermueble. «La primera semana es más de contactos y la segunda de venta. Vamos bien, con el matiz de que la primera semana la notamos algo más floja», apostillaba Eugenio Amez, de Muebles Sabino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos