«El 40% del calor de la vivienda se nos va por las ventanas»

José Manuel González, fundador de Cierres La Casa. :: ARNALDO GARCÍA/
José Manuel González, fundador de Cierres La Casa. :: ARNALDO GARCÍA

José Manuel González Fundador de Cierres La Casa

CHELO TUYA

Cumplió años en la Feria. Le cayeron 63 que festejó con sus nietos. Y lo hizo trabajando. Porque, dice, en el reloj de los autónomos la hora la marca el cliente. Y eso incluye verano, ines de semana y festivos. José Manuel González (Lena, 1956) fundó en 1974 una empresa de aislamiento que, desde hace tres, se llama Cierres La Casa. Es fiel a su cita en la Fidma y promete que, aunque experto en cierres, en la Feria él siempre tendrá abierto.

-¿Qué es Cierres La Casa?

-Una empresa familiar que trabaja en directo con el público. Nuestro reloj no funciona, el que marca la hora es el de nuestro cliente. No hemos inventado la pólvora: ofrecemos, calidad, servicio y buena financiación a base de trabajo.

-¿Lo suyo es cerrar?

-(Risas) Sí, en carpintería metálica. Hacemos portones, puertas, rejas, ventanas... Nuestra estrella es el aislamiento y el ahorro energético.

-¿Logran ahorrar en calefacción?

-Sí. Muchas personas no se dan cuenta de que, pese a que la ventana solo ocupa el 8 o el 10% de una fachada, es la causa de la pérdida del 40% del calor.

-¿El 40% del calor se nos va por la ventana?

-Exacto: por una dilatación, por el cajón de la persiana, por la cinta... Hay que darle a la ventana el valor que merece.

-¿Qué hace una empresa de cierres en un lugar abierto como la Feria?

-Para las empresas asturianas es un privilegio estar en la Feria. Por la cercanía y porque cada vez es más internacional. Nosotros aquí venimos a sembrar.

-¿Qué siembra?

-Negocio. Tenemos una venta directa, pero, sobre todo, lo que logramos en la Feria es una venta indirecta. Más que una inversión a corto plazo, venir aquí lo es a medio e, incluso, a largo plazo.

-¿El cliente más lejano?

-Nosotros trabajamos todo el norte de España, Castilla y León y, sobre todo, Madrid. Es una cosa que sorprende, pero para nosotros Madrid es un punto muy importante.

-Estará encantado con el 'cierre' que supone el peaje del Huerna.

-(Risas) Sí, encantado, no se puede usted imaginar. Es lo que tenemos las empresas asturianas: un peaje que nos encarece mucho los costes.

-¿Les cierran muchas puertas incluso a usted?

-Sí, nos cierran muchas puertas. Me parece muy bien cuando leo sobre la unión de empresarios del noroeste, pero deberíamos haberla hecho hace muchos años ya. Asturias no es que estemos en tercera, es que estamos en primera regional. Lo que a los demás les cuesta cinco, a nosotros nos cuesta ocho.

-Muchas empresas se van de Asturias por la fiscalidad. ¿Ha pensado irse con La Casa a otra parte?

-No lo he pensado porque soy un poco raro en ese sentido, pero sí que entiendo a quien lo hace. Los asturianos somos los abandonados del mundo. Un autónomo tiene que ser un artista para poder mantener abierta la empresa en Asturias.

-El de los cierres, ¿se abre a la compra en la Feria?

-(Risas) Siempre. Aquí compré un coche y, también, hice obra para el estand de Piscinas Rodrigo y Martino. Siempre haces relaciones que luego fructifican.

-Víctor y Ana cantan 'abre la muralla'. ¿Hay mucho a lo que abrir?

-Sí, tenemos que abrirnos puertas a nosotros mismos. Dialogar, hacer negocio y amistad. Hay que derribar murallas y tener una óptica más amplia.

-¿Europa está cerrando puertas y ventanas a los migrantes?

-Sí, es un problema, pero también hay que tener otra perspectiva. Hay que ser humanos, pero hay que analizar la capacidad de cada país. Se deben crear organismos que sepan gestionar esta situación.

-¿Rivera pasó por Cierres La Casa para comprar la puerta esa que le ha estampado a Sánchez?

-(Risas) Pedro Sánchez tiene la puerta cerrada y Rivera no tiene la llave.

-¿Tenemos los españoles la llave del gobierno?

-Creo que hay que abrir la puerta de la realidad del país y, a partir de ahí, tener buena voluntad y funcionar. Pero a partir de la realidad, no de utopías ni egocentrismos.

-Hoy echa el cierre. ¿Abrirá en la 64?

-Sin duda. Con cambios, pero sí.