Carmen Moriyón defiende la unidad para solucionar los grandes retos de Asturias

Carmen Moriyón defiende la unidad para solucionar los grandes retos de Asturias
Carmen Moriyón y Wenceslao López, alcaldes de Gijón y Oviedo, conversan antes del acto. / MORA

«Hay un alarmante déficit de negociación en las instituciones», denuncia la regidora tras enumerar sus logros en Gijón

CANDELA DEL VALLE

Estamos ante una ausencia de responsabilidad generalizada para asumir los intereses de la sociedad y ante un alarmante déficit de negociación». Así llamó ayer al pacto y acción política en Asturias la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, durante su discurso en la inauguración de la 62 edición de la Fidma pronunciado ya en clave de candidata autonómica. La regidora quiso, en su último año como máxima representante municipal, insistir en la necesidad de hacer frente a los grandes retos que presenta la región dejando a un lado «las ideologías, que no pueden ser una prueba evidente de la intolerancia, paralizando el funcionamiento de las instituciones». Puso como ejemplo para llamar a la negociación sus últimos años al frente del Ayuntamiento de Gijón, donde «hemos hecho un claro ejercicio de transparencia con el resto de grupos de la Corporación, buscando el acuerdo con todos», práctica con la que «hemos llegado a un acuerdo, sin ningún voto en contra, sobre el Plan de Ordenación», afirmó Moriyón.

«Debería fomentarse la cultura del pacto en Asturias para poder resolver los problemas que le aquejan», entre los que la alcaldesa señaló como objetivo prioritario el paro, mencionando los datos reflejados en la última encuesta del CIS publicada esta semana que recogen que «el principal problema de los españoles continúa siendo el desempleo». «Tenemos que poner la mirada en las empresas y hablar con los empleadores para crear un marco más favorable a la creación de puestos de trabajo», dijo Moriyón. También hizo alusión a la subida de impuestos como otro de los asuntos claves a los que la región se enfrenta: «La subida no beneficia a los trabajadores ni a los empresarios. Ya se ha trasvasado bastante dinero estos años desde la sociedad hacia las administraciones como para pretender subir más los tipos impositivos», dijo. Y volvió a ejemplificar la gestión del Ayuntamiento de Gijón: «En siete años no hemos subido los impuestos. Sin embargo, redujimos la deuda municipal, pusimos en marcha planes de empleo e hicimos frente a la crisis de los servicios sociales de otras administraciones haciendo un esfuerzo formidable para no dejar desprotegidos a las personas más vulnerables», explicó.

«Mientras la economía productiva gijonesa lograba que hubiera 10.000 trabajadores menos en paro, los servicios sociales municipales mantenían la cohesión social con unas cifras que no tienen parangón en Asturias ni fuera de ella», prosiguió la regidora.

Contra el desierto industrial

En materia de Administración central se dirigió también a la ministra de Sanidad, Carmen Montón, para pedir «la comprensión del estado» en asuntos de necesidad para la región como «completar la red de infraestructuras», en la que afirmó que «se ha invertido mucho dinero para un servicio que los ciudadanos no han podido disfrutar aún». También hizo referencia a las políticas medioambientales del Gobierno, al que pidió «no crear un desierto industrial en la región y mandar a miles de personas al paro», porque Asturias es, aseveró, «una comunidad generadora de energía y con un sector industrial pujante». «Estamos hablando de fuentes de riqueza y empleo real», apostilló desde el estrado dirigiéndose a la ministra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos