Cóctel Dionisio, elixir mágico

La Asociación Amigos Dionisio de la Huerta disfrutan del cóctel, un elixir de leyenda. :: ARNALDO GARCÍA/
La Asociación Amigos Dionisio de la Huerta disfrutan del cóctel, un elixir de leyenda. :: ARNALDO GARCÍA

SENÉN MORÁN

Luis García Blanco, campeón del Descenso Internacional del Sella en 1962, disfrutó ayer del estreno del 'cóctel Dionisio' encargado por la Asociación Amigos Dionisio de la Huerta a Germán, de la Coctelería 40 Grados de Cangas de Onís, que compartieron en un ambiente distendido en la terraza de Coca-Cola. Según reveló el creador, «lleva bourbon, orujo de manzana, sirope de manzana, sirope brut y zumo de manzana de Coca-Cola, se sirve en vaso de sidra para que parezca un culín y va decorado con cítricos». Ahí es nada. Para adornar el acto, se leyeron ripios de Valentín del Fresno dedicados a Germán:

«Aquí en Cangas de Onís

principio de la Reconquista;

escorrimos al os moros

hasta perdelos de vista.

Quisieron averiguar

de donde brote tal vigor

de aquellos fornidos mozos

que daban tanto pavor.

Germán, el druida de Cangas

mago por que dios lo quiso

compuso la mágica fórmula

el Santo Cóctel de Dionisio.

Astur por los cuatro costados

con pie en Parres y en Piloña

fuerte cual roble del Norte

de tanto comer Boroña.

La bebida es deliciosa,

sabor a manzana y sidra,

pero me da en la nariz

que el Wisky que Germán pone

está hecho de maíz.

Así todo queda en Asturias

belleza por todos lados;

Germán no está esperando

se llama Cuarenta Grados.

Ven cuando gustes a Cangas

la puerta siempre está abierta,

pide a Germán el Cóctel

de Dionisio de la Huerta».