Cuento de Navidad

Pedro y Peter consiguen dar con las bolas navideñas de EL COMERCIO tras casi un año buscándolas

Peter Townend y Pedro Rey, con su ansiada compra de las bolas de Navidad, en el estand de EL COMERCIO./
Peter Townend y Pedro Rey, con su ansiada compra de las bolas de Navidad, en el estand de EL COMERCIO.
ADRIÁN AUSÍN / CANDELA DEL VALLEGijón

La historia de Pedro y Peter arrancó en Londres hace 21 años. El gijonés Pedro Rey conoció en la capital británica a Peter Townend, de Yorkshire, y desde entonces ya no se han separado. Townend dejó atrás ocho años como concejal por el Partido Laborista («ojo, para ser concejal allí te eligen con nombre y apellidos, tienes que picar puerta a puerta», aclaran) y, superando el vértigo de cambiar de idioma, de país y de trabajo, aterrizó en Gijón allá por 1997. En aquel entonces Pedro Rey, quien pasó su infancia en Contrueces, era profesor y Peter hizo lo propio y se dedicó a enseñar inglés.

En 2003 ambos decidieron echarse la manta a la cabeza y cambiar de aires. Se fueron a Los Ángeles (California), donde Pedro consiguió una plaza de profesor de español mientras su compañero, Peter, estudiaba y trabajaba. Así pasaron cinco maravillosos años. «Si los millonarios eligen vivir en Hollywood será por algo. La calidad de vida es una pasada y el tiempo también. Es como si siempre fuera primavera», razonan.

A continuación, el gijonés consiguió una plaza para un puesto técnico en la embajada española en Washington y allá se fueron para pasar otros cinco intensos años (recogidos en 'Asturianos por el mundo'). Vivían al lado de la Casa Blanca y no olvidan aquella espectacular toma de posesión de Barak Obama bajo un frío que crujía los huesos –calculan menos catorce grados– y un expectación casi universal. Pero la plaza era temporal, por un quinquenio, y finalizado ese período regresaron a Gijón en 2013. Los pasos de Pedro y Peter se reorientaron una vez más. Hoy viven al pie de la Escalerona;Pedro trabaja en un puesto técnico en el Instituto Adolfo Posada, que da formación a los 38.000 empleados públicos asturianos, mientras Peter es profesor de Inglés en la Academia Liverpool, en el Alto Pumarín. Hasta aquí todo normal. O todo un tanto exótico, según se mire. Londres, Gijón, Los Ángeles, Washington...

El pasado otoño, allá por noviembre, de repente Pedro y Peter se topan muy cerca de su casa con unas bolas de Navidad que les entusiasman. Están adornando las oficinas de InfoGijón de los Jardines del Náutico. Preguntan a la chica si sabe el lugar donde las han comprado y ella les da la palabra mágica: Feria de Muestras. Pero no sabe el estand. Llega la Navidad, una fiesta que los anglosajones celebran con especial mimo, y ambos la pasan con las bolas de InfoGijón entre ceja y ceja.

El hallazgo

Llega el verano. Ni Pedro ni Peter han olvidado el asunto. En su primera visita a la Feria pinchan en hueso. Creían que se vendían en muchos sitios. Pero no. No las ven. Preguntan en Información y no saben concretarles. Pero hete aquí que, esta semana, Peter se encuentra en Talasoponiente leyendo EL COMERCIO y de repente, ¡zas!, tiene ante sí un anuncio a toda página con la oferta del periódico en su estand. Yahí están perfectamente retratadas las ansiadas bolas. Además, a precio de ganga. «En Washington, la Casa Blanca promociona una diferente cada año, la lanzan ya en febrero y cuesta unos 25 dólares». Éstas, dos por un euro y seis con diez minibolas de regalo por tres euros. Así fue como, el miércoles por la tarde, los dos Pedros irrumpieron felices en el estand de EL COMERCIO y compraron un amplio surtido de bolas de Navidad, unas para regalar y otras para su arbolón.

En el mundo anglosajón, resaltan, hay tiendas navideñas abiertas todo el año y a la gente le gusta llevarse de recuerdo de sus viajes una bola para su árbol. También, por ejemplo, en Finlandia, donde estuvieron en abril. Además, no es tan precipitado comprarlas llegados a estas fechas, pues siempre hay quien dice:«Después del 15 de agosto, Navidad». Vamos, que el tiempo vuela y el árbol no se adorna de un día para otro.

Este es el cuento de Navidad del estand de EL COMERCIO. Si las bolas se hubiesen agotado, igual acababa en Urgencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos