Electricidad sobre dos ruedas para mover a los trabajadores

Álvaro Alonso, Gabino Fernández, Félix Baragaño y Álvaro Muñiz, ante las motos. /  ARNALDO
Álvaro Alonso, Gabino Fernández, Félix Baragaño y Álvaro Muñiz, ante las motos. / ARNALDO

El grupo Adarsa cede a la Cámara de Comercio dos motocicletas que se cargan con enchufe y tienen una autonomía de 130 kilómetros

I. OTERO GIJÓN.

Las motocicletas eléctricas 'Silence' llegan a la Fidma. El personal de la Cámara de Comercio tendrá a su disposición este año dos modelos de las motos de fabricación nacional. Con ellas se pretende dar un paso adelante en la reducción de emisiones y servir a los empleados para sus desplazamientos.

El primer modelo es una S01, destinada a particulares, que ha visto hace poco la luz. La otra es la S02, en el mercado desde 2014. Este ciclomotor «incluye un cajón de carga y es de tipo industrial», explicó en el recinto Luis Adaro el gerente del grupo Adarsa, Gabino Felgueroso. Esta compañía ha firmado un convenio con la Cámara de Comercio para la cesión de estos dos vehículos 100% eléctricos que recorrerán a diario la feria. Con una autonomía de hasta 130 kilómetros, las dos motos se recargan mediante un enchufe de red. Además, la batería es extraíble. De esta manera facilitan su carga, al poder realizarla «en casa como si fuera un móvil», añadió Felgueroso. Su velocidad máxima es de 120 kilómetros por hora.

El grupo Adarsa es el concesionario oficial de Mercedes-Benz en Asturias y, ahora también, distribuidor oficial de 'Silence', una compañía española que cuenta con un departamento de I+D+i propio y que el año pasado fue líder de ventas con una cuota del 54% del mercado. Correos, Seur y los Ayuntamientos de Madrid, Barcelona y Lisboa también cuentan con motos 'Silence'. Una marca que, de la mano de Adarsa, presentará durante la Feria de Muestras un tercer modelo, la S03, de tres ruedas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos