«Asturias es, sin duda, una de las potencias europeas a nivel técnico»

«Asturias es, sin duda, una de las potencias europeas a nivel técnico»
Pedro López Ferrer (Cámara), Manuel Monterrey (Principado), Isaac Pola (Principado), Enrique Pérez (Colegio de Ingenieros Industriales) y Luis Manuel Suárez (Ministerio de Industria), durante el acto. / J. R. N.

Rubén Pérez y Pedro Javier Sáez abordan la realidad aumentada y los drones

PABLO SUÁREZ

Imaginación, deseo e ilusión es lo que caracteriza a los ingenieros asturianos, quienes ayer, en el Encuentro de los Ingenieros Técnicos, reivindicaron lo vivas que están esas tres características en la región. En un acto donde estuvieron presentes buena parte de los cargos más importantes con respecto al porvenir industrial, Asturias tiró de orgullo y quiso mostrar varios ejemplos de las «tremendas» capacidades técnicas que desarrolla y que pueden marcar el futuro, casi presente, de la industria 4.0. «Aquí se están haciendo las cosas muy bien. Contamos con escuelas de ingeniería muy potentes y somos toda una referencia a nivel europeo», afirmó Pedro Javier Sáez, de la start-up Neosentec.

Sáez fue precisamente uno de los profesionales designados para ofrecer una conferencia que en su caso versó sobre la realidad aumentada, en donde su empresa destaca por encima de otros competidores del sector. «Lo que nos diferencia es que poseemos un motor de desarrollo propio, lo cual nos ayuda a ser más rápidos, más eficientes y ofrecer así mejores soluciones», explicó sobre Neosentec, una compañía enfocada a la provisión de soluciones basadas en esta curiosa tecnología.

Plataforma de aceleración

Uno de los temas centrales en torno al que giró su conferencia fue la presentación de un ambicioso proyecto realizado junto a Thyssen Krupp y que se enmarcó en un programa apoyado por el Instituto Económico del Principado de Asturias (IDEPA). El reto propuesto por la multinacional, en cuya representación acudió su director general, Javier Sesma, quien también tomó parte de la conferencia, consistía en mejorar la eficiencia en las operaciones de mantenimiento de una plataforma de aceleración destinada a aeropuertos y ciudades. «Thyssen quería optimizar el proceso de mantenimiento o reparación de la instalación», contó Sáez, cuya empresa resultó adjudicataria del proyecto.

El problema no era para nada sencillo. Las plataformas de aceleración constaban de un gran número de motores cubiertos por embellecedores que dificultaban enormemente el localizar un motor concreto en el que se produjese cualquier anomalía. «Muchas veces le podían decir al técnico que debía ir a la plataforma 3 y arreglar el motor 23. Eso se antojaba muy complicado por las dificultades que encontraría a la hora de localizar el punto exacto en el que se ubicaba la pieza», explicó. Una problema que desembocaba en la necesidad de ir sacando embellecedores hasta dar con el motor concreto. Un proceso largo y costoso.

La solución propuesta por Neosentec encontró su base en un dispositivo móvil similar a una tableta que a, través de un escaneo 3D, crea un modelo capaz de generar en realidad aumentada las guías necesarias para llegar al motor específico. «Se trata de añadir capas de información virtual al mundo real», apuntó el ingeniero sobre una tecnología no muy explorada por el gran público y que, a diferencia de la realidad virtual, cuya función es aislar del entorno, trabaja con información paralela que presenta en el mismo escenario.

Utilidades

El otro conferenciante en la jornada de ayer fue Rubén Pérez, quien acudía al acto en representación de Arcelor. Su intervención persiguió hacer llegar la digitalización «tal y como se entiende hoy en día», así como explicar los pasos que se siguen a la hora de digitalizar los procesos. «Hay tecnologías que están manejando tanto niños como ejércitos. Eso tenemos que vincularlo a futuro», dijo con el fin de concienciar a los presentes del momento tecnológico en el que vivimos.

Una de esas tecnologías es la de los drones, que en Arcelor desempeñan una importante función a nivel técnico. La creación de inventariado, la realización de cálculos volumétricos o la exploración de ciertas zonas que implican riesgos de salud para las personas son algunas de las funciones de estos dispositivos voladores.

«A través de los drones intentamos mejorar el proceso. Reducen el tiempo de trabajo en un ratio de 20-1. Lo que antes se tardaba veinte días en hacer, ahora con un dron tardamos solo uno», apuntó para el asombro de los presentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos