«Si fabricáramos la 'silla de pensar' sería líder de ventas»

Francisco Tamarit, delegado en Asturias, León y Santander de Aceroffice, gigante gallego del mobiliario funcional. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO/
Francisco Tamarit, delegado en Asturias, León y Santander de Aceroffice, gigante gallego del mobiliario funcional. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO

Francisco Tamarit, delegado de Asturias de Aceroffice, es experto, tanto en la mercancía de la marca Lois, como en todo lo referido a mobiliario de oficina

CHELO TUYA

Lleva la venta en la sangre. Su padre fue el encargado de traer a Asturias los primeros vaqueros Lois que se vendieron en la región. El trayecto entre Valencia y Gijón le llevaba tanto en aquel Seat 600 cargado hasta los topes, que al final se instaló en el Principado con su familia. Y aquí nació Francisco Tamarit (Gijón, 1970), experto tanto en la mercancía de la marca Lois, como en todo lo referido a mobiliario de oficina. Es experto, además, en Feria. Hasta tal punto de que ha sido él quien ha liado a la empresa Aceroffice, gigante gallego del mobiliario funcional del que es delegado en Asturias, León y Santander, para 'abrir' tienda dos semanas en el recinto Luis Adaro.

-Primera vez en la Feria. ¿Para qué?

-Es la primera vez para Aceroffice, pero no para mí, que soy de Gijón y ya estuve aquí con otras empresas anteriores. Desde enero soy delegado en Asturias, León y Santander de ésta, que tiene su matriz en Galicia, con base en Coruña. Al gerente, Pablo Otero, le expuse la posibilidad de 'abrir' en Feria y le gustó mucho la idea. Venimos con mucha ilusión.

-Tuvieron suerte. Más de cien empresas se han quedado fuera.

-Lo sabemos. Nosotros tuvimos mucha suerte, es cierto. Coincidió que justo el día que vinimos a presentarnos a la Cámara había quedado una vacante. Nos explicaron todo el tema económico, hicimos nuestros cálculos y, casi sobre la marcha, decidimos venir.

-¿Compensa estar aquí dos semanas de sol a sol?

-Sí. La experiencia de trabajar en la Feria es muy buena. Lo dice la Cámara y es verdad. Esto es un gran escaparate. Ojo, es dura, pero nosotros estamos en el Pabellón 6, que es de los que cierra para comer. Tenemos dos horas para descansar.

-Venir a vender muebles de oficina, ¿significa que ya no hay crisis?

-Hombre, está complicado. Vengo de quince años en el sector. Aquí llevo siete meses, pero los precios están muy bajos.

-Volamos por 5 euros, queremos el periódico gratis... ¿El material de oficina también es 'low-cost'?

-El bajo coste llegó. Hay empresas que lo venden muy barato. No sé cuál es su calidad, pero muchas veces el cliente eso no lo mira. Solo se fija en el precio.

-Venga, véndame algo.

-Hacemos amueblamiento integral de oficinas. Mamparas, todo el mobiliario, suelo técnico...

-¿Suelo técnico?

-Sí, esos elevados para que todo el cableado vaya por debajo y no moleste. Facilita las mamparas móviles. También tenemos mobiliario de geriátrico, escolar...

-En una región tan envejecida, ¿hay nicho de venta en el mobiliario geriátrico?

-Sí, es uno de los sectores en crecimiento. No obstante, lo que más nos están pidiendo muchas empresas ahora son mamparas.

-¿Desaparece el despachín a favor de los lugares diáfanos?

-Mucha gente quiere áreas diáfanas, aunque también se mantiene el despacho. Eso sí, ahora los nuevos despachos son de cristal.

-Ya sabe que no va a ser el producto estrella del certamen. No veo yo al público saliendo con una mampara bajo el brazo.

-(Risas) Lo tengo asumido. Venimos a que nos conozcan. Sobre todo, los decoradores y los arquitectos, que tienen mucho que decir en el mundo del mobiliario.

-Es de Gijón, trabajó en la Feria... ¿Ya avisó a su jefe de que hay que traer pegatinas, gorras, bolsas?

-(Risas) Tendremos, tendremos, ya le dije al gerente, que venga cargado de algo. La idea inicial era traer marisco gallego, pero como lo tenemos aquí tan bueno igual traemos pegatinas (risas).

-Viendo como está el mundo de loco, ¿venden la 'silla de pensar'?

-(Risas) Estamos en ello. Vamos a traer unas sillas que son espectaculares. Que merece la pena venir y sentarse en ellas. Aunque está claro que si fabricáramos la 'silla de pensar' sería líder de ventas. Nos hace falta mucha reflexión a todos.

-¿Y alguna silla con botón de autopropulsión? Para el que se aferra a la poltrona y eso.

-(Carcajadas) También estamos estudiando ese diseño. Hace mucha falta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos