Juegos para pasárselo pipa

Los juegos tradicionales compiten con los nuevos ingenios. /
Los juegos tradicionales compiten con los nuevos ingenios.

Los niños tienen una amplia oferta: ingenios de agua, coches y barcos por radiocontrol, canchas de fútbol, simuladores, hinchables y talleres

COVADONGA RODRÍGUEZ

Los hay para todos los gustos y todas las edades. Desde los más clásicos a las versiones más originales. La Feria tiene una amplia oferta de juegos para sus visitantes más jóvenes. Aquí va:

Circuito de mini quads

Los niños más atrevidos pueden conducir un miniquad en el circuito de talleres RPM, junto al pabellón de EdP. Pueden participar desde los 4 o 5 años. Si son muy pequeños deben ir con un adulto, que será quien dirija la moto. El precio, 10 euros por diez minutos. «Gusta mucho, hasta los padres montan», afirma el dueño.

Coches y barcos radiocontrol

Dirigir coches todoterreno también es posible. Con un volante y una palanca de cambio que permite ir hacia delante o marcha atrás, los niños pueden guiar a sus vehículos entre obstaculos. Un juego para todos las edades «porque a los adultos también les gusta». El precio, 1 euro cada partida de dos minutos y medio, en la empresa Venture RC, situada entre la puerta de Somió y Oquendo. Además, la empresa Rayma Sport tiene una piscina donde flotan barcos radiocontrol. «Son muy fáciles de manejar por lo que aquí juega todo el mundo, niños, padres y hasta abuelos y se lo pasan como los indios», explica una de las trabajadoras mientras dos hermanos compiten en una regata de mini barcos tripulados por clips de Playmobil. El precio, 1 euro por cuatro minutos. Esta empresa, situada al lado de la puerta de Somió, tiene una zona de juegos tradicionales, donde los niños pagan un euro por entrar -pueden quedarse el tiempo que quieran- y los adultos acompañantes acceden gartis. Entre los juegos, uno de pescar peces, un tangram, bolos, hockey de mesa y muchos más.

Saltos «estelares»

Una de las cosas que más le gusta a los pequeños es correr, pero sobre todo saltar, y en la Feria hay muchas maneras de hacerlo. La empresa Espacios Eventos tiene dos camas elásticas (2 euros por diez miutos), dos castillos hinchables (2,50 por diez minutos) y cuatro 'jumpings', una cama elástica en las que mediante arneses se logra que los pequeños salten más alto (3 euros por cinco minutos). La zona de juegos, que cuenta también con un futbolín y una mesa de ping pong, está en el lateral del Pabellón de las Naciones, tras Moto Gijón. La firma tiene otro espacio de juegos un poco más pequeño, con cuatro 'jumpings' y una cama elástica, tras EL COMERCIO. «Se lo pasan genial brincando», explica un padre mientras mira a su hijo tratando de hacer la voltereta ayudado por los arneses.

Rulos de agua

«Lo que más mola es ponerse de pie dentro de los rulos», explican Samuel y Naia con una sonrisa. En el juego de Eventos Fernández los niños se introducen en una especie de cápsulas flotables para poder rodar por el agua. La actividad está dirigia a niños de dos a trece años, dependiendo de su altura, y su precio es de 3 euros por cada 'viaje' que dura cinco minutos. Se ubica detrás del pabellón ocho, cerca de la entrada de Somió.

Fútbol para todos

Jugar un partido de fútbol también es posible, con hierba sintética y todo. Detrás de los rulos de agua hay un campo hinchable donde pueden jugar grandes y pequeños . «Son los chavales los que mejor se lo pasan», apunta el monitor. El máximo de personas que pueden participar al mismo tiempo es de diez, y el precio es de 3 euros por quince minutos o de 5 euros por media hora para cada persona que entre en el terreno de juego.

Para los que prefieran mejorar su técnica, Aprende jugando en tu colegio ofrece un 'estadio' circular de entrenamiento, muy cerca de la puerta de Somió. Hay que golpear con el balon las luces según el color en el que se enciendan. «Es adictivo», resalta Adrián Amez, «uno quiere superarse». El precio, 3 euros por dos rondas de un minuto , a la que se añade una bebida y un pequeño obsequio.

Rally «profesional»

En unos pocos metros uno puede dejar de ser futbolista para convertirse en piloto profesional. Muy cerca del estadio de tecnificación se halla el simulador de rally JSR. Allí niños y adultos pueden elegir entre montarse en un simulador profesional de rally, al que ajusta el nivel de dificultad, o, para los fans de Fernando Alonso, en un simulador de Fórmula 1 de realidad virtual. Subirse a ambos cuesta 5 euros. Los tres mejores de cada categoría de edad pueden llevarse un gran premio. El principal, un volante valorado en 400 euros.

Juegos en los estands

Los estands también están llenos de juegos. En Liberbank uno puede convertirse en piloto de carreras, en el Sabadell-Herrero escalar los Picos de Europa, y en Telecable, los más pequeños, pueden hacer manualidades en Disney Junior. Central Lechera cuenta con una casita para que los niños se diviertan pintando, Santalucía tiene una zona india con pintacaras, globoflexia y tiro con arco para que no se aburran mientras los padres hablan con los comerciales de seguros. UniOvi imparte talleres cientificos para niños de 3 a 15 años. EdP oferta una gran zona infantil con hincables, talleres y un gran scalextric.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos