«Venir a la Feria todos los años es un hábito saludsable»

«Venir a la Feria todos los años es un hábito saludable»
Margarita Fuente, presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer en Asturias, muestra una pulsera solidaria. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO

CHELO TUYA

Hace cinco años tenían una masa social de 200 personas. Hoy representan a casi 7.000 personas. Hace cinco años asomaron, por primera vez, su mesa informativa en la Fidma. Hoy tienen día propio, a la sombra siempre del Banco SabadellHerrero, la entidad que cede gratuitamente un hueco en su pabellón a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Su presidenta en Asturias, Margarita Fuente, explica las claves para que la pulsera solidaria sea ya, cada año, el producto de la Feria.

-¿Qué significa la Feria para AECC?

-Un escaparate sensacional. Como nos cede un hueco el SabadellHerrero, la visibilidad es total.

-¿Tienen medido el impacto que supone para la entidad estos quince días en el recinto ferial?

-No tenemos cifras, pero solo en el Día del SabadellHerrero (celebrado ayer) son miles las personas que lo visitan. Y nosotros estamos en la puerta. La gente nos ve, nos pide información y nos compra el merchandising que traemos siempre.

-¿La pulsera solidaria es ya el producto de la Feria?

-(Risas) Vendemos muchas, la verdad. Para nosotros es importante decir dejar claro que, como AECC, solo hacemos una cuestación al año. Las otras recaudaciones son con mesas solidarias. Aquí logramos hasta 6.000 euros, una cifra muy importante. Los voluntarios, casi medio centenar, trabajan mucho de sol a sol.

-¿Qué financia cada pulsera?

-Programas psicosociales e investigación.

-¿Programas psicosociales?

-Los psicólogos de la AECC, todos especialistas en oncología, ofrecen apoyo a los enfermos y a las familias. Tenemos una trabajadora social que facilita todo lo relativo a ayudas y apoyos. Y damos ayudas en metálico y en especie.

-¿Cómo en especie?

-Prótesis, pelucas. Las ayudas en metálico llegan, en este momento, a 16 familias. Durante unos meses les ayudamos con los gastos.

-Y también ofrecen casa...

-Sí, tenemos un piso en Oviedo. No es muy grande, pero tiene capacidad para tres familias. Ahora no tenemos lista de espera, pero hay momentos en los que sí, aunque como tenemos un convenio con Galván, que también disponen de un piso, damos respuesta pronto. Cada año atendemos a cincuenta personas.

-¿Todo de una pulsera?

-(Risas) Todo de la aportación solidaria. Y nos falta la investigación, que es un capítulo vital. Todas las juntas aportamos a la Fundación Científica, que es la que gestiona ese capítulo. Desde Asturias ofrecemos una ayuda predoctoral que llega a 60.000 euros y ya van dos convocatorias. También financiamos con 300.000 euros un trabajo de investigación. Lo hicimos en 2017 y lo haremos otra vez en 2018. Además de la 'idea semilla', 20.000 euros para un investigador. En septiembre estrenaremos un taller en el Hospital de Cabueñes...

-Ahora que no nos oye Pablo Junceda, ¿qué supone el SabadellHerrero para AECC?

-(Risas) Nos apoya de forma incondicional. Siempre que necesitamos alguna cosa, el SabadellHerrero siempre intenta ayudarnos. Pablo está en nuestro consejo.

-¿Y qué le parece se hayan 'apropiado' ustedes de su día?

-(Risas) El Día del Cáncer lo iniciamos el año pasado. Como siempre, ofrecemos una charla informativa. Esta vez fue sobre nutrición, ya que introducir hábitos saludables reduce hasta un 40% el riesgo de cáncer.

Manzana de regalo

-¿Y venir a la Feria?

-Por supuestísimo. (Risas) Venir a la Feria todos los años es un hábito saludable.

-¿Aunque comamos bocata?

-(Risas) Bueno, para eso nosotros regalamos una manzana, el símbolo de la alimentación saludable.

-Además de fondos, ¿la Feria también le reporta socios?

-Hemos notado un crecimiento importantísimo. Hace cinco años, éramos 200 socios, ahora estamos en casi 7.000

-¿Influye que entren gratis a la Feria el Día del Cáncer?

-(Carcajadas) Es verdad que, con enseñar el carné, el Día del Cáncer entran gratis, no sé si eso habrá influido en el crecimiento. Pero seguro que influyó en que nos conocen más y saben que somos transparentes.

 

Fotos

Vídeos