«Desde el coche, puedes poner la sopa a calentar en tu cocina»

Pedro Llaneza, gerente de Mundo Mármol, ante el cocinero que hace demostraciones de su cocina encimera. /José Ramón Navarro
Pedro Llaneza, gerente de Mundo Mármol, ante el cocinero que hace demostraciones de su cocina encimera. / José Ramón Navarro

Pedro Llaneza. Gerente de Mundo Mármol

Chelo Tuya
CHELO TUYAGijón

Si tu familia vive de trabajar la piedra y te llamas Pedro, ya sabes que la broma de los Picapiedra te perseguirá de por vida. Por eso, Pedro Llaneza (Mieres, 1969) ataca primero. El nieto de Faustino e hijo de quien dio la J a Mármoles JLlaneza, Jerónimo, ha decidido que de la crisis solo se salvará la empresa que evolucione. Así que de la fábrica de mármol que abrió su abuelo ha llegado al diseño de una cocina en la que se puede cocinar sobre la propia meseta. Y, si se quiere, calentar la pota desde el móvil mientras se viaja hacia casa.

–¿Se puede vivir de la piedra? Llamándose Pedro supongo que sí.

–(Risas) Sí, se puede.

–Venga. Que sea como quitar una tirita. ¿Cuántas veces le han hecho la broma de Pedro Picapiedra?

 –(Risas) Muchísimas... En los contactos de teléfono me ponen Pedro Mármol. Lo llevo con humor.

–Mármol era el apellido de Pablo.

–(Risas) No hay problemas, tengo un sobrín que se llama Pablo.

–Veo maldad.

–(Risas) La empresa nació en 1940, creada por mi abuelo, Florentino Llaneza. Una fábrica de mármol que luego se trasladó al polígono Vega de Arriba. Mi padre, Jerónimo, le puso la 'J' y yo, hace año y medio, abrí Mundo Mármol.

–¿Qué es Mundo Mármol?

–Una tienda específica para encimeras y todo tipo de decoración relacionada con la piedra. Somos los distribuidores en exclusiva de Rak Ceramic, una empresa de Dubai.

–¿Amplió negocio en plena crisis?

–Hace tres años ya se notó mejoría. Con la crisis hubo que hacer muchos cambios. Hubo que salir a vender, no como antes, que te llegaba el cliente a la tienda.

–¿Y hace año y medio acabó eso?

–Recuperamos algo de dinero y lo invertimos en la tienda.

–¿Cómo se cocina en la encimera?

–Porque es una placa de inducción que se pone bajo un material porcelánico. No se raya, no se estropea, puedes trabajar sobre ella. Funciona con mando a distancia. O con una app desde el móvil.

–¿Cocinar desde el móvil?

–Sí. En el viaje de casa al trabajo, desde el coche puedes poner a a calentar la sopa con solo tocar el móvil.

–¿Usted lo ha hecho?

–Sí.

–¿Y no hubo que llamar a los bomberos?

–(Risas) No. Desde el móvil lo controlas todo.

–Se fabrica en Dubai, se controla desde el móvil... ¿Esto suyo solo lo pueden pagar los jeques?

–(Risas) Cuesta entre 500 y 800 euros. Para las prestaciones que da no es un precio superior a otros.

–En el Día del Mueble, fabricantes, comerciantes y agentes coincidieron en que el futuro pasa por la unión y por ofrecer al cliente interiorismo y decoración.

–Completamente de acuerdo. Hay que ofrecer algo más. Nosotros tenemos una interiorista que te ayuda a colocarlo todo. El cliente valora mucho la profesionalidad y el servicio.

–¿Usted teme también la competencia sueca?

–No, nosotros no. De hecho, la tienda en Oviedo la abrimos en el polígono Espíritu Santo... Muy cerquita de ellos (risas).

–¿Hay futuro en las cuencas?

–(Se pone serio) La fábrica la tenemos allí, pero un 10% de la decisión de abrir Mundo Mármol en Oviedo se debió a que ya vemos cómo están las cuencas. Ahora la mayoría de los pedidos son de Oviedo, Gijón y Avilés.

–¿Tiene solución la cosa?

–Tenemos responsables que deben saber más de esto. Yo entiendo de mármol.

–¿Cuánto del éxito de su estand se debe a que la gente come gratis con lo que se cocina en su encimera?

–(Risas) Lo de la comida gusta a todo el mundo. Este es nuestro primer año en la Fidma y decidimos hacer algo novedoso. Trajimos a Francisco Hita, un gran cocinero, que se dedica a este tipo de talleres. Está claro que el año que viene volveremos.

–¿No le han denunciado los de El Cuco o Exclusivas López por competencia desleal?

–(Risas) Sí, este día vinieron a preguntar: «¿Qué hacéis, que no tenemos gente en los estands?». Fue muy divertido.

–¿Y el de las sartenes? Porque le está hundiendo usted el negocio.

–(Risas) No somos competencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos