«El producto estrella de la Feria no es la almohada, sino el sofá»

Alberto González, antes de la entrevista, en la Feria Internacional de Muestras. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO/
Alberto González, antes de la entrevista, en la Feria Internacional de Muestras. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO

CHELO TUYA

La feria más visitada del país tiene siempre un producto estrella. Pero no siempre es el que se ve en las manos de los visitantes de la Fidma cuando salen del recinto Luis Adaro. Por encima de potas mágicas o almohadas curativas, el público compra sofás. De los que no tienen apellido sueco ni los debe montar el cliente. Sin embargo, el sector quiere recuperar el espacio perdido con la crisis y la competencia 'low-cost'. Para ello, hoy será el Día del Mueble. A Alberto González (Oviedo, 1957), presidente nacional de Agentes Comerciales del Mueble, le ha tocado organizar una cita que solo tiene un fallo: mostrar una foto de un sofá no vale para entrar gratis.

-¿Por qué un Día del Mueble?

-Porque tras los duros años de la crisis, vimos necesario reunir a agentes comerciales, fabricantes y vendedores en una misma mesa. Que el mueble llegue a los titulares.

-En la Fidma, el mueble siempre ha tenido un peso específico.

-Sí, pero, a diferencia de otros sectores, como el automóvil, la tecnología e, incluso, el turístico, ha perdido posición. Un móvil no es necesario, pero no nos importa gastar mil euros en uno. Sin embargo, sí comprar una mesa de comedor y seis sillas por ese dinero, cuando el móvil lo tendremos que cambiar al año y los muebles pueden durar toda la vida. Las compras 'online' y el producto 'low-cost' nos han hecho daño.

-Si no pone un nombre sueco al sofá, ¿no hay quien lo venda?

-(Risas). Más o menos. Muchas personas piensan que por comprar un sofá de doscientos euros y no uno de 1.200 ahorran. Pero si dividieran el gasto entre los días en los que les va a durar ese sofá verían que el barato les sale carísimo.

-Y, encima, te lo montas tú.

-Ese es otro aspecto que debemos contar. El mayor deterioro de un mueble lo sufre en el proceso de traslado y montaje. Si no lo hace un profesional, puede quedar dañado. Ni se sabe cuántos de esos muebles baratos acaban en la basura por romperlos al montarlos. Además, el consumidor cree que por comprarlo barato es lo que hay.

-¿Cómo los vuelos baratos?

-(Risas). Fui uno de los damnificados por la anulación del vuelo entre Barcelona y Asturias del pasado jueves. Por comprar un billete barato, parece que no tienes derechos. El 'low-cost' ha pervertido al sector aéreo y también a los demás.

-Pues hay quien dice que el producto estrella de la Feria no es la bayeta mágica

-(Risas). Sí, el producto estrella de la Feria no es la almohada cervical, es el sofá. Porque el sofá y el colchón han sido la salvación de los comerciantes de muebles tras la crisis.

-¿Por qué?

-Porque tanto como uno como otro es donde más tiempo pasamos. Un armario puedes abrirlo una vez al día. En el colchón pasas un mínimo de siete horas. Y en el sofá está toda la familia. Hasta tu animal de compañía te lo puede 'decorar' (risas). Son dos elementos de salud, aunque no nos demos cuenta. Sobre todo cuando tenemos más de diez años el mismo colchón.

-¿No dormimos solos con un colchón de más de diez años?

-(Risas) Un colchón de más de diez años no solo es malo para la espalda y nos hace roncar más, sino que está lleno de fauna invisible.

-¿Pedimos al sofá cosas por encima de sus posibilidades?

-(Risas). Sí, que den masajes, se adapten al cuerpo, que tengan wifi, música, sitio para meter la manta, para colocar la copa... Y la industria está respondiendo a esas.

-¿Los empresarios de este sector, tienen la cabeza amueblada?

-En todos los sectores hay gente muy profesional y algunos un poco menos. Los que participarán en el Día del Mueble son muy buenos.

-¿Los agentes son los viajantes?

-(Risas). Sí, somos los intermediarios entre la industria y el vendedor. No vendemos directamente al cliente. Por nuestra experiencia sabemos que la situación está cambiando: no hay plaza en los hoteles, hay más tráfico en las carreteras. Es una profesión sin paro a la que invito a todos los jóvenes.

-Álvaro Muñiz se jubila. ¿Ya han preparado su mudanza?

-(Risas). Nooo. El año que viene celebramos Normueble y esperamos contar con él. Álvaro es la esencia de la Feria. Insustituible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos