«El secreto del éxito de nuestra cerveza es usar agua de Gijón»

«El secreto del éxito de nuestra cerveza es usar agua de Gijón»
Cristian Domingo, socio fundador y responsable de comunicación de Cerveza Scone. :: JOSÉ RAMÓN NAVARRO

Cristian Domingo, socio fundador de Cerveza Scone

CHELO TUYA

Su cerveza llegó a la Feria antes que su estand. Desde hace tres años, la única birra artesana hecha en Gijón se bebía en un recinto ferial en el que Cristian Domingo (Valladolid, 1987) y sus socios plantaron este año su terraza. Cerveza Scone, con sus cien mil litros ya de producción cuando aún no ha cumplido un año su fábrica de Roces, llegó para quedarse. Mientras preparan una nueva línea para celebrar su aniversario, no les importa desvelar el secreto de su tirón.

-En la tierra de la sidra, ¿hay hueco para la birra?

-(Risas). Parece ser que sí. En octubre del año pasado inauguramos nuestra fábrica en Roces, pensando en llegar, en algún momento, a los 100.000 litros al año. Pues ya estamos en esa cifra. Tanto que, para el 5 de octubre, haremos una fiesta, presentando una nueva cerveza y haciendo una cata novedosa, directamente del fermentador, que es el momento de mayor frescura de la cerveza.

-¿Tienen un ingrediente secreto?

-El agua de Gijón.

-¿La de la EMA?

-Sí, sí. El secreto de nuestra cerveza es el agua de la red. Nosotros la descloramos, pero es muy buena para hacer cerveza. Es muy blanda y no tiene mucha cal.

-¿Cuánto pagaron a los expertos que dijeron que la ola de calor emborrachaba tanto como la cerveza?

-(Risas). Nada, nada. La realidad es que aquí vimos venir a muchos sudando la gota gorda en busca de cañones para refrescar.

-¿Qué bebe el asturiano? ¿Rubia, tostada, negra?

-Es curioso. Aunque las más comerciales son la rubia o la tostada de centeno, hicimos un lote de cerveza negra, más alcohólica, de diez grados, con la intención de que durara el verano. Pues bien, se nos agotó en un mes.

-No sé si nosotros tenemos un problema con el alcohol o ustedes con los cálculos.

-No, creo que al asturiano le gustan mucho las cosas de la tierra y es lo que nosotros hacemos.

-Su lema, 'The beer behind the legend', ¿grandonismo asturiano?

-(Risas) Noo. Cuando empezamos esto decidimos que tenía que haber una historia y esa es la de Scone. Es una piedra que sale en el Génesis, también en el éxodo judío de Moisés. Hay teorías de que pasó por España y que es motivo de disputa entre los reyes de Inglaterra y Escocia durante siglos. De hecho, a día de hoy la piedra está en el castillo de Edimburgo y volverá a Inglaterra para la siguiente coronación.

-¿Se han atrevido con los reyes de la cerveza? Alemanes, ingleses...

-Pues, precisamente estos días ha estado aquí un danés y nos dijo que nunca había probado una cerveza así. Lo dijo después de probarse todas, una detrás de otra. Y eso que le costaba expresarse en castellano.

-Hombre, si las probó todas, igual es lógico que tuviera problemas para expresarse.

-(Risas) No crea, después de probarlas todas se mantuvo.

-Ustedes empezaron maridando su cerveza con la tortillina y los chipirones afogaos de El Cruce.

-(Risas) Sí, aunque con eso es imposible no maridar.

-Aquí nos la quieren dar con queso...

-(Risas) Venimos con los chavales de La Quesería, porque siempre defendimos que la cerveza marida perfectamente con el queso. Y eso es lo que ofrecemos aquí, cerveza artesanal hecha en Gijón con quesos asturianos.

-Después los conocimos como los cerveceros del Ceares.

-Ceares es un equipo con muchos más seguidores de los que se podría pensar. Fue una sorpresa muy agradable y la cerveza del Ceares tuvo mucho éxito.

-¿Están pensando subir de división? Tenemos equipos asturianos en Segunda.

-Ojalá. Nos encantaría hacer cervezas de los equipos asturianos. Estando en Gijón sería bestial hacer la del Sporting.

-¿No hay conversaciones?

-(Risas) No, de momento.

-¿No teme los localismos?

-No, para nada. Nosotros defendemos la idea de que la cerveza es para compartir, para disfrutar con los amigos. Da igual la etiqueta que tenga, lo ideal es compartirla.

 

Fotos

Vídeos