«Solo la unión nos salvará de la competencia del producto 'low-cost'»

Faustino García, José María Malga, Emilio Fernández, Alberto González, Jorge Gómez y Héctor Fuente, durante el acto central del Día del Mueble, celebrado en la Sala Anfiteatro. /José Ramón Navarro
Faustino García, José María Malga, Emilio Fernández, Alberto González, Jorge Gómez y Héctor Fuente, durante el acto central del Día del Mueble, celebrado en la Sala Anfiteatro. / José Ramón Navarro

Los empresarios asturianos claman en el Día del Mueble por una entente del sector

CHELO TUYA

En 2005, cuando la economía española «jugaba en la Champions League», según definición de los máximos responsables políticos de la época, nació en Asturias la primera feria del mueble del norte de España. Catorce años después, el recinto ferial Luis Adaro volverá a acoger el año próximo la que será octava edición de la cita, nacida con carácter bienal en una particular carrera de relevos entre Gijón y Zaragoza.

En esta ocasión, sin embargo, nadie hablará de la Champions. Al menos en términos económicos. Los empresarios asturianos del sector del mueble aseguran haber vivido «una crisis más dura que el resto», pues el mobiliario no es un artículo de primera necesidad. A eso suman «la competencia del mercado 'online' y, sobre todo, del mueble de bajo coste. Todos hablamos de los suecos, pero comercios que venden tan baratos como ellos hay veinte en Asturias». Para salir adelante, encuentran una única solución: «Solo la unión nos salvará de la competencia del producto 'low-cost'».

Ese fue el mensaje unánime lanzado ayer en el primer Día del Mueble organizado por la Feria Internacional de Muestras de Asturias. El vicepresidente de la Cámara de Gijón, Pedro López Ferrer, recibió a los representantes del Colegio de Agentes Comerciales de Oviedo, artífice de Norbienestar, así como a fabricantes y comerciantes de muebles, acompañado por el director de la Fidma, Álvaro Muñiz, para realizar el habitual paseíllo. López Ferrer justificó la creación de este Día del Mueble en el hecho de que «es un sector estratégico, presente desde los inicios de la Fidma en sus distintas variantes: mueble, descanso, tapicería y decoración».

Todo en la antesala de la mesa redonda que, bajo la coordinación de Alberto González, presidente de la Coordinadora Nacional del Mueble dentro del Colegio de Agentes Comerciales encabezó el presidente del Colegio de Agentes Comerciales de Oviedo, Emilio Fernández. Apuntó él las claves del futuro «la unión, la profesionalización de la oferta, contando con expertos en diseño y decoración». Junto a ellos se sentaron Faustino García, jefe de producción de Famunorte; José María Malga, presidente de Amueblas; a Jorge Gómez, director de M. G. Sofás, y Héctor Fuente, gerente de Muebles del Turia.

Precisamente su empresa «lleva 41 años viviendo a la Fidma», lo que dio peso específico a su reivindicación: «Es clave que potenciemos la coordinación entre fabricantes, comerciantes y representantes». En la misma línea se pronunciaron el resto de participantes en el encuentro.

El más demoledor fue José María Malga, quien reconoció que la asociación que preside, Amueblas, «está prácticamente muerta. Una prueba es lo que vemos aquí: poquísimos. Necesitamos hacer un frente común del sector». Porque, como señaló Alberto González, «tenemos que hacer autocrítica: no damos la importancia que tiene hacer una feria cada dos años. Hay fabricantes que no vienen a Norbienestar, a pesar de estar a veinte kilómetros».

Todo en un momento «especialmente duro», reconoció Faustino García, jefe de producción de Famunorte: «Cada vez hay menos fábricas en Asturias. La nuestra la abrimos hace solo cinco años. Fruto de seis compañeros con más de veinte años de experiencia». Como él opina el gerente de M. G. Sofás. «Antes no te preocupabas por la venta. Ahora hay momentos muy delicados, con grandes parones». Él también se sumó a la petición de unión: «Nosotros no somos competidores, debemos unirnos para avanzar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos