Feve reduce las cancelaciones utilizando ferrocarriles cubiertos de grafitis

Uno de los ferrocarriles pintados, a media tarde en Gijón. /  E. C.
Uno de los ferrocarriles pintados, a media tarde en Gijón. / E. C.

La unidad que realizó la ruta entre Gijón y Laviana ayer tenía tanta pintura que dificultaba a los pasajeros divisar la estación a la que llegaban

R. MUÑIZGIJÓN.

Dirección y trabajadores de Feve tienen como prioridad atajar la cadena de supresiones masivas iniciada el miércoles pasado, cuando la compañía canceló total o parcialmente 94 servicios. La crisis responde a que el parque de ferrocarriles operativos es exiguo, parte de las unidades salieron de fábrica en los años 60 y ya no se encuentran repuestos para ellas. A esas averías se unió un deficiente mantenimiento de la climatización que impedía usar el aire acondicionado. La empresa indica que en los últimos días está logrando recomponer la situación. Los trabajadores de la misma matizan que desde el martes las supresiones se habrían logrado atajar salvo en lo tocante a los trenes que hacen Oviedo-Laviana y en la línea Baiña-Collanzo, que está precisando de autobuses de sustitución.

Reducir las incidencias está obligando a asumir otros sacrificios, como postergar la limpieza de los ferrocarriles que han sido vandalizados por los grafitis. Varias unidades circulan estos días marcadas por la pintura. Es el caso de la que acompaña esta noticia, que ayer conectaba Gijón y Laviana a pesar de que las firmas de los grafiteros impiden a los pasajeros vislumbrar en qué estación están. El fotógrafo Daniel Cuéllar ya retrató la misma máquina el miércoles pasado en Soto del Barco, cuando iba a recoger a un familiar que pasó apuros para apearse en el punto convenido. Parte de la flota que usan los viajeros desde Oviedo también presenta pintura hasta la mitad de la ventanilla.

No hay ferrocarriles con los que sustituirlos y limpiar la pintura es costoso. De enero a septiembre del pasado año Renfe gastó once millones en quitar grafitis en toda España, dinero que le permitiría comprar tres nuevos trenes.