Feve suma cinco días de supresiones sin avisar y los usuarios piden ya que recorte su cartelera

Trabajadores de Feve atienden a los pasajeros en la ventanilla./D. Arienza
Trabajadores de Feve atienden a los pasajeros en la ventanilla. / D. Arienza

La propuesta la lanzó también el Colegio de Ingenieros y consiste en programar solo las frecuencias para las que sí existen trenes

R. MUÑIZGIJÓN.

Feve encadenó ayer su quinto día de cancelaciones masivas por falta de trenes. Ni el hecho de que los fines de semana tenga programados menos frecuencias le permitió cumplir al 100% con su cartelera. Ante la situación, hay una reflexión que se abre paso en los últimos meses: si Feve carece de unidades para cumplir su oferta, quizás sea mejor desprogramar parte de las frecuencias para ofertar solo los servicios que realmente puede cumplir. Así lo sugirió el Colegio de Ingenieros de Caminos: un informe de su demarcación en Asturias veía «imprescindible que se estudie una modificación de los horarios y servicios, de tal modo que se adecuen a la disponibilidad real de ofrecer servicios que se sabe de antemano que es imposible de realizar».

Tras la nueva oleada de supresiones, el colectivo Asturias al Tren se abona al remedo a sabiendas de que «no es ideal, ni popular» pero que «puede permitir paliar, en gran parte, las masivas cancelaciones hasta que haya nuevos trenes», según explica en un comunicado.

Más noticias

Los propios directivos de Renfe (sociedad que tiene asumida la gestión de Feve) señalan que se están poniendo las bases para solucionar el problema, dado que se están licitando la compra de nuevas unidades. El problema es que esos convoyes no empezarían a llegar hasta 2022 y que el reparto que proponen los planes de Cercanías hasta ahora presentados reservan para Asturias seis unidades, cuando en Cantabria prevén 28. A la espera de que salgan de fábrica «habrá que hacer algo», claman en Asturias al Tren.

Tras analizar la cartelera actual, el colectivo subraya que «la línea Gijón-Avilés tiene servicios cada treinta minutos, con una baja ocupación general. Es un servicio excesivo para el nivel de usuarios que tiene, por eso proponemos pasar la frecuencia a 45 minutos y de esta manera liberar material».

El comentario alude a uno de los desequilibrios de la actual programación. En los Cercanías de ancho convencional (los tradicionales de Renfe) en fin de semana solo hay un tren cada hora de Oviedo a Avilés, línea con 5.400 pasajeros al día. En cambio, Feve mantiene un servicio cada media hora en la línea Gijón-Avilés-Cudillero, que capta 1.700 usuarios al día. Es decir, se ponen el doble de trenes a pesar de contar con un 68% menos de clientela. En Asturias al Tren se extrañan, además, de que la primera conexión sacrificada por Feve fueran los semidirectos Gijón-Oviedo con parada en Intu Asturias, «el centro comercial más grande de la región y que lleva más pasajeros que la línea Gijón-Avilés».