La fiscal delegada de Violencia de Género urge «los medios» prometidos en el pacto de estado

La fiscal delegada de Violencia de Género urge «los medios» prometidos en el pacto de estado
La fiscal Eugenia Prendes, el magistrado Javier Domínguez Begega, la vicepresidenta de CSIF María San José, el policía de la UFAM de Langreo César del Blanco, la secretaria de Igualdad de CSIF Inmaculada Lomba y su homóloga de Castilla y León, Eva Fernández. / MARIO ROJAS

Eugenia Prendes se sumó a la crítica de los expertos «por el parón que hay» y reclamó «las unidades de valoración forense» pendientes desde 2014

Chelo Tuya
CHELO TUYAGijón

«El pacto de estado quedó en parón de estado. En septiembre estaba en boca de todos, pero hoy no sabes en qué ha quedado». Eugenia Prendes, fiscal delegada de Violencia de Género en Asturias, resumió de esta manera el sentir de los participantes en la I Jornada Técnico Jurídica 'Tortura en la Intimidad', organizada por el sindicato CSIF en colaboración con la Asociación Española de Guardias Civiles y la Confederación de Policía. Con el apoyo del Gobierno regional y de la Universidad de Oviedo, la cita reunió en la Facultad del Profesorado a medio centenar de expertos en el tratamiento a las víctimas de violencia de género. «Necesitamos más medios y recursos», insistió Prendes, para poder aplicar «las medidas previstas en la Ley Integral de manera efectiva».

Algo que hoy no se puede hacer, concretó, ante la falta «de las unidades de valoración forense». Tal y como adelantó EL COMERCIO, esos dispositivos estaban prometidos por el Principado para 2014. «Solo Andalucía las ha apuesto en marcha», lamentó Prendes, quien explicó la importancia de su funcionamiento. «Tienen que estar formadas por un equipo multidisciplinar de médicos forenses y trabajadores sociales, que estén en el juzgado y que puedan hacer una evaluación de la víctima, pero también de su entorno. En 72 horas se evalúa su riesgo real».

Unos juzgados para los que la fiscal delegada de Violencia de Género también reclamó cosas básicas, «como lo necesario para que la víctima y el agresor no coincidan en los pasillos del juzgado».

«El 90% en marcha»

Suspalabras llegaron tras las del consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, encargado, junto al rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, de inaugurar las jornadas. Martínez no hizo referencia a las unidades reclamadas por Prendes, sino que apuntó que «el Ejecutivo ha puesto en marcha cerca del 90% de las medidas comprometidas en nuestra hoja de ruta, lo que se ha traducido en una inversión en acciones y proyectos por importe de 4,9 millones».

Insistió en que, para el Ejecutivo asturiano, las políticas de igualdad son una prioridad. «Trabajamos en tres ejes fundamentales: la promoción del empleo de las mujeres y la eliminación de la brecha salarial; el impulso de medidas de conciliación entre la vida laboral y la personal y familiar, y la lucha contra la violencia de género que debemos erradicar de nuestra sociedad».

«Es un dolor la precariedad»

Sin embargo, la percepción de los profesionales que trabajan con las víctimas es «que faltan medios. Es un dolor la precariedad». La secretaria de Igualdad de CSIF, Inmaculada Lomba, describió una realidad de «contratos temporales para los psicólogos que deben atender a las víctimas de violencia de género. Cuando llevan seis meses o un año trabajando con ellos, se les acaba el contrato y viene otro equipo. Es volver a empezar», lamentó.

Un aumento en la inversión que se hace necesaria también en educación. La directora de la Casa Malva, Yoanna Magdalena, recordó el informe que revela que «uno de cada tres jóvenes considera que el control del móvil de su pareja no es maltrato. Y el 40% cree que la víctima de violencia de género lo es porque se lo merece». Algo que ocurre, explicó, porque «el patriarcado se adapta a los tiempos, adopta modelos bien tratantes de cara al público. Hoy en día no se ve un anuncio en el que aparezca una mujer llevando las zapatillas a su marido, pero se utilizan imágenes igual de esclavas». Y, resumió, «como bien se titulan estas jornadas, la tortura sigue en la intimidad».

Más información