Gijón y Oviedo ganan empleo, las cuencas sufren una bajada

Gijón y Oviedo ganan empleo, las cuencas sufren una bajada

Oviedo ha incrementado el empleo hasta el 33,61 por ciento; Gijón, se encuentra en el 21,49 por ciento

EFE

Oviedo y Gijón han elevado en la última década su peso específico en el empleo de la región en contraste con la pérdida relativa sufrida por las cuencas mineras y también, aunque en menor medida, por el concejo de Avilés, según un informe hecho público este jueves por el Laboratorio de Análisis Económico Regional «RegioLab».

En concreto, Oviedo ha incrementado el empleo desde el 33,19 por ciento del total de Asturias en 2008 al 33,61 por ciento en 2018; Gijón, del 20,73 al 21,49 por ciento, y el resto de los concejos del centro, del 18,12 al 18,79 por ciento.

En cambio, las cuencas mineras han reducido su peso del 7,11 al 6,30 por ciento; Avilés, del 6,40 al 6,22 por ciento, y el resto de la región, del 14,44 al 13,59 por ciento.

El estudio elaborado por profesores de la Universidad de Oviedo constata que, después de cuatro años de fase expansiva de la economía, la recuperación no se ha trasladado completamente al mercado laboral, pero subraya que «existen marcadas diferencias internas dentro de Asturias».

El Principado ha perdido en la última década en torno al 10 por ciento de los afiliados a la Seguridad Social, aunque Gijón, los municipios medianos de la zona central y, en menor medida, Oviedo «se encuentran más próximos a recuperar los niveles de empleo previos a la crisis».

Frente a ello, las cuencas mineras del Caudal y el Nalón mantienen una pérdida del 20 por ciento de cotizantes respecto a 2008.

En el caso del desempleo ocurre algo similar, puesto que las cuencas registran una tasa de paro de más del 18 por ciento, mientras que el resto de zonas de Asturias se mantienen en una horquilla de entre el 12 y el 14 por ciento.

De esta manera, el informe concluye que «la Asturias que sale de la crisis refuerza el proceso de concentración en torno a sus principales núcleos urbanos», Gijón y Oviedo, mientras que las ciudades medianas y las zonas rurales pierden peso en términos de empleo.

Esta dinámica, añade, es la reproducción intrarregional de la una macrotendencia global, en la que «los núcleos urbanos de tamaño medio pierden peso relativo respecto a las principales concentraciones urbanas del territorio».

Además, apunta que los datos muestran cómo «en el centro de la región se consolida un mercado laboral unitario».

Así, «mientras las dinámicas residenciales muestran una tendencia a la dispersión a lo largo de la geografía del área central, el empleo mantiene una tendencia a la concentración en torno a los principales núcleos urbanos y sus áreas de influencia».

Todo ello confirma, según los analistas de «RegioLab», «la existencia creciente de una dinámica metropolitana dentro del área central de la región».