El granizo dispara los accidentes y causa retenciones en las principales carreteras

Uno de los accidentes registrados ayer en la autopista 'Y' que colapsó el tráfico en las inmediaciones de Serín. :/ e. corpas
Uno de los accidentes registrados ayer en la autopista 'Y' que colapsó el tráfico en las inmediaciones de Serín. : / e. corpas

La nieve obligó a usar cadenas en los puertos de San Isidro, Tarna y Ventana. El mal tiempo seguirá hasta el domingo | Las colisiones se registraron en las autovías A-66, A-64 y AS-II y provocaron retenciones de hasta siete kilómetros

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Las previsiones se cumplieron. El frío y la lluvia volvieron ayer con fuerza a Asturias. En las zonas más altas se registraron importantes nevadas, mientras que en las más bajas las protagonistas fueron las granizadas, que causaron numerosos problemas en las carreteras. Se registraron en torno a una docena de accidentes de tráfico en las autovías del centro de la región. En la A-64 tuvieron lugar cuatro colisiones. A primera hora de la tarde, a la altura del centro comercial Intu Asturias (Siero), más de una decena de vehículos se vieron implicados en un choque en cadena que obligó a cortar la autovía en sentido Oviedo. Poco después, otros doce vehículos colisionaron en diferentes puntos kilométricos de la autovía, con el resultado de cuatro heridos leves y cuantiosos daños materiales.

Esto coincidió en el tiempo con varios impactos en las cercanías del kilómetro 24 de la autovía A-66. Según la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, en la 'Y' hubo ocho accidentes. A media tarde, las retenciones en esta vía superaban los siete kilómetros. En uno de estos accidentes, una mujer resultó herida al salirse de la vía el vehículo que conducía. Presentaba policontusiones, por lo que fue trasladada al HUCA, en Oviedo. También se registró un accidente en la AS-II, a su paso por Llanera, poco después de las 16.30 horas. Se vieron implicados once vehículos -uno de ellos se salió de la vía por culpa del granizo y quedó volcado en la calzada- y cuatro personas resultaron heridas leves.

En Avilés, la fuerte granizada provocó un choque por alcance entre dos vehículos, en la calle Fuero de Avilés, con un herido leve. Además, en la avenida de Gijón, un turismo que se dirigía hacia Trasona perdió el control y chocó contra un quitamiedos, según informó la Policía Local, que atendió diferentes incidencias. Entre ellas, dificultades para circular en las calles Cabruñana y Severo Ochoa.

Las consecuencias del mal tiempo en la red viaria asturiana también se dejaron notar en los pasos de montaña, en este caso por la acumulación de nieve. Fue obligatorio al uso de cadenas o neumáticos de invierno para circular por los puertos San Isidro, Tarna y Ventana y por la AS-264 entre Sotres y el límite con Cantabria.

La de ayer fue una jornada de contrastes en la comarca oriental, con momentos de sol y de fuertes granizadas. Los puntos más altos amanecieron cubiertos por una fina capa de nieve que se fue engrosando a lo largo del día. Pese al mal tiempo, hubo quien quiso acercarse a disfrutar de la nieve en plena primavera. Fue el caso de tres vecinos de Cangas de Onís que no dudaron en subir hasta los Lagos de Covadonga. Lo hicieron, eso sí, antes de que la carretera quedara cortada al tráfico, medida que se adoptó pasadas las nueve de la noche. La costa tampoco se libró y en torno a las cuatro de la tarde cayó una fuerte granizada sobre el concejo llanisco, acompañada de una tormenta que dejó a varios barrios rurales sin luz y a numerosos usuarios sin televisión durante horas. También se registraron incidencias con la cobertura de compañías de telefonía móvil.

Más información

«Nos pilló subiendo»

En el suroccidente la nieve llegó, pero fue más tímida de lo esperando. Pese a todo, sorprendió a varios peregrinos a su paso por el puerto del Palo, cuando dejaban atrás Pola de Allande. «Nos pilló subiendo. Habíamos mirado las previsiones pero nos ha asombrado que cayese tan rápido y con tanta intensidad», confesó Juanma Santillana, gaditano que realizaba el Camino de Santiago junto a María Ribadavia.

La llegada de vientos procedentes de Groenlandia hizo que las temperaturas se desplomaran y que las precipitaciones fueran generalizadas. En Asturias no se pasó de los 12,6 grados, registrados en Castropol, pero es que el mercurio bajó hasta los -3,4 grados en Leitariegos (la temperatura más baja de todo el país); -2,9 en Pajares y -1,3 en Degaña. En cuanto a las precipitaciones, se superaron los 16 litros por metro cuadrado en Piloña, Colunga y el aeropuerto. Se prevé que el mal tiempo se mantenga hasta el domingo.