La gripe ya es epidemia en Asturias y registra una segunda víctima

La gripe ya es epidemia en Asturias
Un médico vacuna a un paciente contra la gripe. / ÁLEX PIÑA

Se confirma un segundo fallecimiento, un hombre de 63 años por gripe A | Los ingresos y casos graves se concentran a partir de los 50 años de edad

EFE

La gripe ha superado el umbral epidémico previsto para la temporada, hasta alcanzar una tasa de 147 casos por cada 100.000 habitantes, y se espera que la incidencia continúe aumentando «significativamente» en las próximas cuatro o seis semanas, ha informado este jueves la Consejería de Sanidad.

La incidencia de la gripe, de intensidad baja, ha aumentado las dos primeras semanas del año, sobre todo en los menores de cinco años.

La subida de la incidencia en niños pequeños y en menor medida en el grupo de adolescentes menores de 15 años se acompaña de un aumento significativo de los aislamientos de virus gripales A, lo que apunta al inicio de la onda epidémica gripal de la temporada.

Más noticias

Los datos nacionales indican también el inicio de la onda epidémica estacional de gripe en el conjunto de España, con la mayor parte del norte del país en situación epidémica.

En Asturias, continúan aumentando lentamente los casos ingresados con gripe confirmada, que comenzaron a detectarse de manera continuada a partir de la última semana de 2018, pero que aún se mantienen en niveles bajos, con una tasa de 6,4 ingresos por 100.000 habitantes, lo que supone una estimación de 65 ingresos por gripe.

De los casos ingresados, el 52% cumplen criterios de caso grave y se han confirmado dos fallecidos, lo que supone un 18,2% de los casos graves.

Los ingresos y casos graves se concentran a partir de los 50 años de edad, en su mayoría son personas que presentan algún factor de riesgo y en torno al 60% de ellas no estaban vacunadas.

La gripe es generalmente una enfermedad benigna de alta incidencia, aunque su duración es variable y habitualmente suele prolongarse unas ocho semanas.

El tratamiento más adecuado consiste en aliviar los síntomas mediante analgésicos y antitérmicos y en la mayor parte de los casos se cura sola con las medidas habituales como beber abundantes líquidos y utilizar fármacos habituales, como paracetamol.

Los expertos recomiendan utilizar pañuelos de papel para taparse la boca y la nariz cuando se tosa y se estornude y tirarlos después de utilizarlos, lavarse a menudo las manos con agua y jabón, mantener una buena ventilación de los espacios cerrados y limpiar con frecuencia las superficies que se tocan con las manos.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos