La lluvia ayuda a sofocar el incendio de Valdés

Bomberos trabajando en la zona. / ATBRIF

El Principado rebaja el plan de emergencias a la fase preventiva, que se mantiene durante toda la temporada de riesgo de incendios forestales | Los vecinos creen que el fuego, que llegó a estar a veinte metros de las casas, fue «intencionado»

DAVID SUÁREZ FUENTEPAREDES (VALDÉS).

Las lluvias de las últimas horas han ayudado a sofocar las llamas que desde la madrugada de este sábado amenazan el valle de Paredes, en Valdés. De hecho, ante el cambio de las condiciones meteorológicas y tras el intenso trabajo realizado en las últimas horas por los efectivos de extinción, el Principado ha decretado el paso a fase de alerta del Plan de Incendios Forestales del Principado (Infopa). Se trata, según ha explicado el Ejecutivo regional, de «la fase de carácter preventivo que se activa de forma automática cada temporada, en las épocas de peligro alto y medio».

El incendio se declaró a las tres de la madrugada del sábado en La Vega de Paredes y obligó al Gobierno del Principado a activar a las 10.38 horas la situación 1 del Infopa. A las 11:12 de la mañana de este domingo, el incendio se dio por controlado y estabilizado y la consejera de Presidencia, Rita Camblor, procedió a rebajar a las 11:48 horas la situación del plan de incendios forestales de nivel 1 a 0.

Durante la jornada de ayer, hasta cinco helicópteros, dos hidroaviones, una avioneta, bomberos los parques de Valdés, Pravia, La Morgal y Avilés, miembros de la Brif de Tineo, dos agentes forestales del Principado y varias empresas forestales se encargaron de combatir el fuego, que se había declarado la madrugada del sábado en el monte de Choureo, en la sierra de la L.lamiel.la, en Valdés.

El incendio se encuentra estabilizado
El incendio se encuentra estabilizado / DAVID S. FUENTE

El fuego «fue intencionado», aseguran los vecinos, quienes apuntan a que un pirómano inició el fuego en el camino de acceso que va al dolmen, en la localidad de La Vega en Paredes. La Guardia Civil tomó ayer las primeras declaraciones a los vecinos para intentar averiguar la identidad del causante del fuego.

La labor de los bomberos se centró a primera hora en evitar que las llamas alcanzasen las viviendas, algo que consiguieron a pesar de las dificultades que presentaba el terreno, que tenía además malos accesos, y que obligó a desplegar hasta ocho tramos de mangueras ya que los vehículos no podían acceder. El fuego, que llegó a estar a unos veinte metros de las casas, no afectó al dolmen, una estructura megalítica ubicada a doscientos metros del foco.

Al tratarse de una zona muy escarpada, los helicópteros apagaron desde el aire las llamas principales, para que los efectivos terrestres pudieran trabajar desde tierra. Lo hicieron de manera continuada, «sin parar», describía uno de los vecinos, quien mostró su preocupación ante la posibilidad de que las llamas alcanzasen las viviendas. Para ello, los efectivos desplegados realizaron de manera manual una faja auxiliar con el fin de frenar el avance del incendio.

El cortafuegos que atraviesa esta zona de montes no sirvió para parar las llamas ya que «no estaba limpio», criticaron los vecinos. Los trabajos realizados a lo largo del día sirvieron para que la fuerza del fuego se rebajase, en un incendio que los propios bomberos calificaron de «complicado» ya que «tiene un perímetro muy grande, difícil de controlar», en el que hay eucalipto, pinos y acacias, además de gran cantidad de maleza que dificultó las tareas. El fuego quedó estabilizado a las 18.09 horas, según explicó el director de extinción del incendio, el bombero Eduardo Rubio. Esto es, el fuego activo «evoluciona dentro de una previsión».

Más información

El presidente, preocupado

Hasta el lugar se desplazó el alcalde de Valdés, Óscar Pérez, acompañado de la diputada socialista Lidia Fernández y el concejal de Medio Ambiente, Marcos Fernández. Pérez, se mostró preocupado por el alcance del incendio y confió en que el buen hacer de los bomberos permitiera su extinción completa «lo antes posible». Una parte del territorio afectado es monte público.

En la misma línea también se expresó, el presidente del Principado, Adrián Barbón. En declaraciones a los medios durante una visita a la Feria Internacional de Muestras de Asturias (Fidma), en Gijón, mostró su «confianza plena» en los operativos y el personal desplegado para atajar el fuego. El Gobierno regional, dijo, sigue «con preocupación, y más en un día como hoy», el incendio declarado en Valdés aunque también expresó su esperanza de que la lluvia ayudara a los efectivos que trabajan por la extinción.