«Intentaré hacer un 'lobby' del norte para lograr un tren Bilbao-Asturias»

«Intentaré hacer un 'lobby' del norte para lograr un tren Bilbao-Asturias»
Mazón, ingeniero asturiano y consejero en Cantabria. / JAVIER COTERA

«Seguir mirando al centro es un error; la conexión más rápida con Europa y la industria la tiene el Principado al este. La A-8 es el mejor ejemplo»

RAMÓN MUÑIZGIJÓN.

Asturiano de 1951, ingeniero de Caminos y exprofesor de Bioestadística en una Facultad de Medicina, el currículum de José María Mazón es pura inquietud. Tanto que la semana que viene dimitirá como consejero de Obras Públicas y Viviendas de Cantabria para convertirse en el candidato del partido de Miguel Ángel Revilla al Congreso de los Diputados. Por el camino, hoy, vuelve a su ciudad natal, Oviedo, para asistir a la conferencia que a las 19.30 horas ofrece en el aula magna del Edificio Histórico de la Universidad el presidente de honor del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane Azpilicueta.

-La charla que organiza el Foro Jovellanos se titula '¿Qué está pasando en el mundo y qué tendríamos que hacer en Asturias'. ¿Cuál es su idea al respecto?

-En las dos últimas décadas el eje económico que se ha consolidado es el del Ebro, que atraviesa País Vasco, Navarra, Aragón y llega a Cataluña, y el que conforman las comunidades del Mediterráneo. El noroeste ha estado en declive y ahora lo que se está discutiendo es un Corredor Atlántico ferroviario que en realidad va por la meseta y llevará la riqueza de Valladolid y Palencia en dirección Lisboa.

-Asturias pugna por estar en ese corredor, pero a usted no le convence esta idea.

-Creo que es un error que Asturias siga mirando hacia el centro. La conexión más rápida con Europa y la industria es hacia el este, por Cantabria y el País Vasco. Es como se generarían mejores sinergias. Tenemos además una idiosincrasia parecida.

-¿Qué propone?

-El mejor ejemplo es la autovía del Cantábrico. El País Vasco es un foco industrial y de riqueza muy potente y en Cantabria, desde que tenemos la A-8, lo notamos. Favorece el comercio y tenemos el caso de las segundas viviendas que hacen los vascos en Cantabria y empiezan a hacer en el oriente de Asturias.

-¿Usted sabe lo que tarda ahora el tren entre Gijón y Santander?

-Más de cinco horas para hacer menos de 200 kilómetros. Eso no es normal en pleno siglo XXI. Cuando era estudiante el tren tardaba siete horas y en coche eran cuatro y media. Ahora con la autovía son menos de dos horas, es decir, se ha recortado al 40% de tiempo. Y el ferrocarril sigue anclado en el siglo pasado. Tenemos que unirnos para reclamar ese tren. Hay que terminar el estudio informativo del Bilbao-Santander y enseguida seguir con el Asturias-Santander porque ahí nos jugamos el futuro. Si salgo diputado intentaré hacer un 'lobby' de todas las regiones del norte para luchar por ello.

-En los últimos meses ya se han unido -primero los empresarios del noroeste, después los gobiernos autonómicos- para reivindicar el Corredor Atlántico. Ustedes no están en ese frente con Asturias, Galicia y Castilla y León. ¿Por qué?

-No lo sé. El grupo de empresarios cántabros se retiró, no sé bien por qué. Luego hay cuestiones políticas... Han hecho 'lobby' los presidentes autonómicos, que son del PP y del PSOE, y no han querido contactar con Cantabria, porque Miguel Ángel Revilla no es de ellos. Lo lógico es que estemos ahí, pero nos hemos quedado descolgados. El puerto de Santander está moviéndose y este ferrocarril cantábrico debería servir de enlace para todos los puertos de la fachada.

-¿Qué necesitan para sumarse?

-Vamos a dejar pasar las elecciones y luego intentar unir esas fuerzas.

-Unir Asturias con el País Vasco, con un tren que cubra el viaje en dos horas, sería revolucionario. En los años 80 el PSOE priorizaba esa conexión por el oeste pero luego el impacto ambiental que se le estimaba diluyó esa posición y se tiende más a una conexión subcantábrica. ¿No lo contempla?

-Es compatible el respeto ambiental y tener un tren moderno, que además es el medio de transporte más sostenible. Es verdad que una obra con túneles y viaductos es más cara, por eso nosotros ahora estamos empujando por hacer los tramos más baratos, los de la meseta, pero no debemos renunciar al futuro.

-Lo que dice no es caro, ni rápido.

-No es algo a lograr en dos o tres años, pero necesitamos incluirlo cuanto antes dentro de la programación del ministerio. Tampoco hay que ir a trazados del AVE ni de 350 kilómetros por hora. Se pueden lograr trazados menos ambiciosos para mercancías y pasajeros. Lo importante es conseguir que el tren sea competitivo con la carretera.

-¿Apuesta por mejorar el ancho métrico o no le ve arreglo?

-Los técnicos nos dicen que las vías de Feve no tienen futuro, que a lo que se va es al ancho europeo, el que se está poniendo en la 'Y' vasca, pero no quiero yo hacer el proyecto.

-No tienen peajes con Madrid y nosotros sí. La solución que plantea el ministro es ir a otro sistema que reparta el esfuerzo entre territorios y usuarios. ¿Cómo lo ve?

-Hablar de peajes en un territorio sin ellos es tabú. Creo que la movilidad debe ser un servicio público, como la sanidad o la educación, y que si con los presupuestos no puedes acometer una vía de mucho coste, debes asegurar una carretera alternativa en condiciones.

-Ha dicho que le preocupa «el estallido» del alquiler. ¿Qué pasa?

-Que no se hacen viviendas ahora, ni de protección oficial, y eso aumenta la demanda y el precio del alquiler. El problema básico de España es que hay muy poco parque público de alquiler, que es la única manera de compensar al mercado. En Inglaterra u Holanda es habitual vivir en un piso del Ayuntamiento.

-¿La solución pasa por poner precios máximos?

-Lo estudiamos, pero es muy complicado. Hay una casuística amplia de tipos de pisos y barrios, y necesitaríamos un ejército de funcionarios para hacer cumplir la norma. Estoy más por dar estímulos fiscales. Y hemos iniciado un programa para financiar un seguro de pago y de destrozos a los propietarios, para que no tengan miedo a daños o impagos.