Una investigación abre nuevas vías de tratamiento del ojo seco

El Instituto Fernández-Vega identifica un factor desencadenante de esta patología

L. M. GIJÓN.

Una investigación del Instituto Universitario Fernández-Vega publicada en la revista 'Journal of Comparative Neurology' abre nuevas vías para el tratamiento del ojo seco, una patología que afecta a más de 11% de la población española y uno de los principales motivos de visita a las consultas de oftalmología. Quienes lo sufren presentan molestias, pesadez y sensación de arenilla en los ojos. Son síntomas que se incrementan por una exposición prolongada a pantallas electrónicas, al viento o a ambientes secos. También con la lectura. Es más habitual en personas mayores y, sobre todo, en mujeres.

Una investigación en la que han participado los doctores Jesús Merayo, director del Instituto, e Ignacio Alcalde, investigador de la Fundación de Investigación Oftalmológica, ha permitido identificar un factor que «se perfila como desencadenante de la inestabilidad en la superficie ocular asociada al ojo seco». Se trata de una alteración de la inervación de la córnea. Este hallazgo podría hacer cambiar el tratamiento de la enfermedad, dirigiéndolo a dianas terapéuticas más específicas y eficaces. En concreto, se apunta a la conveniencia de orientar el tratamiento a la prevención, «buscando efectos neuroprotectores». Además, «nuestros resultados ofrecen una posibilidad interesante para pensar en un tratamiento de los síntomas en personas que ya padecen la enfermedad», aseguran.