La ministra Carcedo ve bien que se investigue a las agencias de maternidad subrogada

La ministra, en la Finba, junto al director, Enrique Caso, y el consejero Pablo Fernández. / PABLO LORENZANA
La ministra, en la Finba, junto al director, Enrique Caso, y el consejero Pablo Fernández. / PABLO LORENZANA

La titular de Sanidad visitó la Fundación de Investigación Biosanitaria y mostró su apoyo a potenciar el conocimiento en el ámbito sanitario

SANDRA S. FERRERÍAOVIEDO.

Necesaria y pertinente. Así calificó la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, la decisión del Gobierno de llevar ante Fiscalía a algunas agencias de gestación subrogada (las conocidas como vientres de alquiler). Durante su visita ayer a la Fundación para la Investigación y la Innovación Biosanitaria del Principado de Asturias (Finba), Carcedo mostró su confianza en que la Fiscalía ahonde en cómo actúan estas entendidas.

«Fiscalía tendrá que decir en qué condiciones están trabajando esas agencias», indicó, y recordó que en nuestro país esa práctica está prohibida por la Ley de Reproducción Humana Asistida y «bordea algunas cuestiones éticas» sobre las que el Parlamento Europeo «ha puesto el acento».

A juicio de Carcedo, la investigación sobre estas agencias deberá tener en cuenta «todos estos enfoques» y, sobre todo, «lo que significa para las mujeres y en qué condiciones se está produciendo en terceros países».

Así, recordó que existe un informe del Comité de Bioética, dependiente del Ministerio, que «recomienda» que se regule esta situación a nivel internacional «y se ponga el foco sobre estos convenios realizados». «Es importante poner el foco sobre ello», concluyó.

Por otro lado, Carcedo incidió en la importancia de potenciar el conocimiento en el ámbito sanitario. Aseguró que la salud es una de las áreas que «mayor capacidad de incorporación del conocimiento y la innovación tiene». Según indicó, el Sistema Nacional de Salud es «cliente principal» de la industria innovadora relacionada con la salud. Así, se benefician 46 millones de clientes, gracias a un sector que acapara el 20% del total de la innovación en España. Esto es fruto «de una simbiosis» entre varias áreas del conocimiento como la medicina, la ingeniería, la farmacia, o la química, entre otras.

Por ello, «tiene un futuro prometedor», tanto en términos de industria como en términos de salud y mejora del bienestar de las personas. La ministra celebró que la simbiosis entre la investigación en el ámbito biosanitario y la sanidad pública permita «la universalidad» de los cuidados, con independencia de la condición social de los pacientes y su lugar de residencia.

Carcedo apuntó que España es puntero en la nueva dimensión del tratamiento con la aplicación de las terapias CAR-T que en Asturias, de momento, no se aplican al carecer aún de autorización y financiación para ello.

Antes de asistir al Finba, la ministra visitó la bioincubadora del Centro Europeo Empresas e Innovación (CEEI) en Llanera. En ambos actos, la titular de Sanidad en funciones estuvo acompañada por la delegada del Gobierno, Delia Losa; el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz; el de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez; el titular de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández; el secretario general de Sanidad, Faustino Blanco, y el director del HUCA, Luis Hevia, entre otros.

Más información