Delia Losa: «La investigación del crimen de Javier Ardines está muy centrada»

Delia Losa: «La investigación del crimen de Javier Ardines está muy centrada»
Javier Ardines, durante un Pleno celebrado en el Ayuntamiento de Llanes. / NEL ACEBAL

La delegada del Gobierno afirma que los agentes siguen recabando pruebas para aclarar el asesinato del concejal, del que hoy se cumplen cinco meses

PALOMA LAMADRID OVIEDO.

Cinco meses después del crimen de Javier Ardines, que se cumplen justo hoy, «la investigación va y está muy centrada». Así lo aseguró ayer la delegada del Gobierno, Delia Losa, quien además indicó que la Guardia Civil continúa «recopilando pruebas para concluir la instrucción del caso» para intentar esclarecer el asesinato del concejal llanisco de IU, cuyo cadáver apareció en un camino de Belmonte, en la parroquia de Pría, donde residía.

No obstante, Losa destacó que, además de seguir en busca de indicios que permitan encontrar a los culpables -se sospecha que fueron varias personas las que le atacaron al salir de su casa-, los encargados del caso se aseguran de que ese proceso se realiza con todas las garantías posibles. De tal modo que «todas las decisiones que se adopten tengan el aval legal suficiente» para que después no haya problemas a la hora de dictar sentencia y que esta sea acorde a la gravedad del crimen cometido, explicó Losa. La delegada del Gobierno no quiso entrar en más detalles porque la investigación se encuentra bajo secreto de sumario. «No interesa dar más datos que puedan alterar el curso de las cosas», subrayó a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa celebrada en Oviedo con motivo de la presentación de los Presupuestos Generales del Estado.

Hasta el momento, no se han producido detenciones, aunque las labores de la Policía Judicial de la Comandancia de Gijón, con el apoyo de la Unidad Central Operativa (UCO), llegada de Madrid, siguen siendo muy intensas. Ardines, que compaginaba sus tareas como concejal con su trabajo de pescador, tenía 52 años en el momento de su muerte. Su cadáver fue encontrado por un vecino de la zona tendido en el suelo a las ocho de la mañana del 16 de agosto de 2018.

«Es necesario que todas las decisiones que se tomen tengan el aval legal suficiente»

El personal sanitario desplazado de inmediato hasta el lugar solo pudo certificar su muerte, que ya desde el primer momento se sospechaba que había sido violenta. Presentaba dos golpes en la cabeza, que no parecían compatibles con una caída. El informe de la autopsia reveló después que sus agresores le habían atizado con un objeto contundente y romo, sin aristas, por la espalda. Pero este primer impacto no acabó con la vida del concejal. La causa de la muerte fue la sofocación. La principal hipótesis que baraja la Guardia Civil es que sus atacantes le asfixiaron al no poder matarle a golpes debido a la corpulencia de Ardines, que habría tratado de huir cuando se vio sorprendido por sus atacantes.

Los agentes sospechan que la víctima pudo echar a correr tras recibir el primer golpe. Ese parece ser el motivo por el cual su cadáver fue hallado a unos sesenta metros de la furgoneta en la que circulaba en dirección al puerto de Llanes, desde donde tenía previsto salir a faenar y a donde nunca llegó. Su vehículo tenía las llaves puestas y el motor encendido. En el lugar del crimen, a 200 metros de su domicilio, se encontraron tres vallas amarillas de obra -una de ellas colocada a un lado del camino y las otras dos, en medio- tiradas sobre el asfalto.

Muestras de ADN

Todo apunta a que los agresores las colocaron en medio de la vía para obligar al edil a detener su marcha y apearse del vehículo y que fue en ese momento cuando le atacaron. Con estos indicios, todo apunta a que se trataba de un plan premeditado para acabar con la vida de Ardines. Uno de los primeros pasos para esclarecer el brutal asesinato fue la toma de muestras de ADN a aquellas personas del entorno del edil que hubieran tenido contacto reciente con él.

En las primeras semanas, la Policía se centró en el ámbito municipal. Fueron citados a declarar trabajadores del Consistorio, principalmente personal interino, con quien la víctima había mantenido desencuentros tras convocar una oferta pública de empleo para sacar a concurso los puestos que ocupaban de forma provisional. Alguna de esas interinidades se prolonga desde hace dos décadas.

Posteriormente, la UCO abrió una nueva línea de trabajo, que se centra en un hombre que tiene su residencia fijada en el País Vasco, pero que visita frecuentemente la zona oriental de Asturias. La hipótesis es que hubiera actuado en connivencia con vecinos del concejo de Llanes. Según esta teoría, el móvil del crimen estaría relacionado con desavenencias personales con el edil de IU. No obstante, los investigadores no descartan ninguna posibilidad por el momento.

Con motivo del triste aniversario, no están previstos actos de homenaje. «Si tenemos la fatalidad de tener que llegar a los seis meses sin que esto se resuelva, entonces creemos que sí haremos algo», explicaron allegados al concejal. Ardines casado y con dos hijos, había accedido al cargo de concejal de Pesca, Medio Rural, Playas y Personal del Ayuntamiento después de que su partido, IU, se aliase con Vecinos por Llanes, Foro y PP para formar un gobierno cuatripartito para desalojar a los socialistas del poder.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos