«Este invierno será clave para actuar y acabar con la vecería»

Tino Cortina, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen, en su llagar. / DANIEL MORA
Tino Cortina, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen, en su llagar. / DANIEL MORA

Tino Cortina Presidente del Consejo Regulador de la DOP Sidra de Asturias: «Poco a poco todos vamos tomando conciencia de que la marca 'Sidra de Asturias' está por encima de cualquier interés particular»

ALICIA GARCÍA-OVIES VILLAVICIOSA.

Los lagareros asturianos mayarán este año poco más de tres millones de kilos de manzana. Una cifra muy alejada de la de 2017, cuando una 'cosechona' colapsó al sector y acabó provocando numerosas manifestaciones de cosecheros afectados por esta situación. El Consejo Regulador de Denominación de Origen Sidra de Asturias trabaja de la mano del Serida para hacer frente a esta problemática. Sin dejar de lado, eso sí, su objetivo de normalizar el consumo de la sidra con Denominación frente a otros productos. El presidente de este consejo, Tino Cortina (Villaviciosa, 1977), tiene claro que esta meta consigue apostando por la promoción y los nuevos mercados.

-¿Qué balance hace de esta cosecha?

-Muy pobre en cantidad, lo que no afecta para nada a la calidad, sino que más bien la favorece. Así y todo, nos podríamos dar por satisfechos si nos acercamos a la cifra de 3,5 millones de kilos mayados este año en Denominación de Origen, pero hay que esperar al balance final.

-El problema de la vecería (alternancia de un año de mucha cosecha con otro de menos) sigue presente. ¿Existe alguna solución para acabar con ella?

-Es uno de los principales problemas que tiene el sector. Algunos cosecheros que el año pasado disponían de 40 o 50 toneladas de manzana, llegan este año al llagar con tan solo unos sacos. El Serida dispone de soluciones para controlar la vecería, así que para facilitar el acceso a esta información hemos promovido cursos de formación para cosecheros. Parece que será clave actuar este invierno sobre los pumares. Si no, lo más probable es que el problema se repita.

-El año pasado los cosecheros se manifestaron por esta situación. ¿Cómo es la relación entre ellos y los lagareros

-El 99% de los cosecheros son conscientes de que la vecería es el problema. En la minoría restante, que es la que se manifestó el año pasado, hay de todo. Personas moderadas que en 2017 se vieron afectadas injustamente sin saber qué hacer con su manzana ante el colapso de los llagares y otros que son agitadores por naturaleza y que en realidad se han visto desamparados después de peregrinar durante años por un montón de llagares sin guardar fidelidad a ninguno. Pero lo cierto es que el sector se encuentra más unido que nunca, al menos en la DOP.

-¿En qué momento se encuentra la Denominación de Origen?

-La situación actual es muy buena. Estamos rozando las 1.000 hectáreas de pumaradas y el número de llagares ha aumentado hasta 32 con expectativas de seguir creciendo. Las ventas llevan también muy buen ritmo. El consumidor cada vez está más concienciado, pero la sidra con denominación sigue representando un porcentaje demasiado pequeño de las ventas en el global, así que no debemos ser conformistas.

-¿Cómo está siendo la unión con la Sidra Seleccionada?

-Razonablemente bien. El argumento de mayor peso es que este año, las ventas están creciendo a un ritmo superior al 20% sin tener en cuenta la aportación de los llagares recientemente incorporados. Así que para los que ya estábamos en la DOP desde hace tiempo las cosas van bien y en el caso de los nuevos las informaciones que nos trasladan son positivas. Sigo pensando que la integración de estos llagares en la Denominación de Origen ha sido un gran acierto para todos. Poco a poco todos vamos tomando conciencia de que la marca 'Sidra de Asturias', que es propiedad de todos los asturianos, está por encima de cualquier interés particular. Pero necesitamos más tiempo y buena voluntad para optimizar los resultados.

-Uno de los grandes avances ha sido la implantación de nuevas variedades de manzana.

-Ha sido una decisión de hondo calado y que solo se entiende desde una perspectiva de un proyecto a largo plazo. La carencia de variedades amargas venía de atrás y el Serida disponía de nuevas variedades derivadas de diferentes cruces durante las últimas décadas. En este contexto, queríamos incorporarlas a la Denominación de Origen y el procedimiento no era fácil. Finalmente decidimos recoger estas variedades mejoradas además de otras de carácter local. El objetivo ha sido no dejar fuera ninguna variedad que aportara calidad al producto.

-Uno de los objetivos del Consejo Regulador es asegurarse de que se utiliza manzana asturiana.

-Hay que decir que no es válida cualquier manzana asturiana. Debe tratarse de alguna de las 76 variedades permitidas y proceder de pumaradas inscritas en el Consejo Regulador. Cosecheros y elaboradores estamos obligados a llevar un control documental que garantice la trazabilidad del producto. Todos estos controles terminan en el filtro más exigente que pasan todas las sidras antes de salir al mercado, el análisis físico-químico y la cata sensorial, donde ya no se evalúa el origen, sino que los productos presenten un alto nivel de calidad.

-Al aumentar las variedades, ¿ha sido necesario incrementar los controles?

-Sí, las nuevas variedades implican un mayor esfuerzo en el control. A día de hoy aún hay pocas pumaradas con estos tipos de manzana. Se trata más bien de una apuesta para el futuro, así que todos tendremos que aprender a diferenciarlas y reconocerlas mejor. Hay llagares que no cumplen o que no les interesa someterse a una normativa como la de la DOP pero se merecen el debido respeto. No todos vemos las cosas del mismo modo. Lo más importante es que los llagares más representativos de la región ya apostamos por la denominación.

-¿Cómo valora la sentencia que permite a un productor cántabro usar la botella asturiana?

-Esta es una gestión que no atañe a la Denominación de Origen sino a la Asociación de Sidra Asturiana, que es la patronal del sector elaborador y ostenta la propiedad industrial de este elemento, así que no dispongo de toda la información. Respetando las decisiones judiciales, creo que este envase, la botella de sidra molde hierro, invoca tanto a una referencia geográfica como al producto que lleva dentro.

-¿Cuál es la línea de futuro para la Denominación de Origen?

-En lo que se refiere al mercado tradicional no debemos cesar en la promoción hasta que se normalice el consumo de sidra con denominación. Llegará el día en el que pidamos una sidra y lo normal será que nos pongan una botella de Denominación a diferencia de lo que ocurre ahora. Ese es nuestro objetivo, pero no podemos olvidar la necesidad de abrir nuevos mercados y canales. Nuestras sidras naturales espumosas y filtradas deberían estar en todas las cartas de los restaurantes. En cuanto a nuestro sector productivo, no hay mejor aval que tener éxito en la comercialización de la auténtica Sidra de Asturias.

 

Fotos

Vídeos