Un jabalí se da un chapuzón en la Concha de Artedo, de Cudillero