Jamón de bellota para tratar la colitis ulcerosa

José Gómez, Brand Manager de Joselito; Felipe Lombó, doctor en Biología por la Universidad de Oviedo, y Beatriz Isabel Redondo, profesora titular en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, en la presentación en Madrid de la investigación realizada por la Universidad de Oviedo. El doctor Sabino Riestra, del Servicio de Digestivo del HUCA, intervino por videoconferencia. /  NEWSPHOTOPRESS
José Gómez, Brand Manager de Joselito; Felipe Lombó, doctor en Biología por la Universidad de Oviedo, y Beatriz Isabel Redondo, profesora titular en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, en la presentación en Madrid de la investigación realizada por la Universidad de Oviedo. El doctor Sabino Riestra, del Servicio de Digestivo del HUCA, intervino por videoconferencia. / NEWSPHOTOPRESS

Investigadores de la Universidad de Oviedo prueban en animales que este embutido elimina los síntomas de la enfermedad

LAURA MAYORDOMOGIJÓN.

Comer jamón de bellota 100% natural tiene efectos preventivos y protectores contra los síntomas de enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa. Es la conclusión a la que han llegado investigadores del área de Microbiología de la Universidad de Oviedo. El grupo de Biotecnología de Nutracéuticos y Compuestos Bioactivos (BIONUC), liderado por Felipe Lombó, ha concluido un primer estudio en laboratorio que permitió determinar que la ingesta de este alimento tenía efectos beneficiosos en los animales a los que se había inducido de manera artificial esta patología.

Así, se apreció que las ratas que habían ingerido 20 gramos diarios de jamón de bellota 100% natural -en concreto, jamón de la marca Joselito, cuyo departamento de I+D colabora en la investigación junto con la Universidad Complutense de Madrid- desarrollaban en el tubo digestivo una mayor población de bacterias con propiedades antiinflamatorias. Después de cuatro semanas con esa dieta, «comprobamos que las ratas a las que indujimos la enfermedad de colitis ulcerosa, no presentaban sintomatología», explicó Felipe Lombó. En los animales objeto de estudio se apreció una menor pérdida de peso, menor daño en los tejidos y en la mucosa del colon, mayor nivel protector antioxidante en sangre y menores niveles de citoquinas proinflamatorias en sangre circulante.

Ahora ha llegado el momento de comprobar si esos resultados se dan también en humanos. Para ello se llevará a cabo un ensayo clínico con 30 pacientes del Hospital Universitario central de Asturias (HUCA). Quince de ellos, personas sanas que integrarán el grupo control y con las que se pretende demostrar que no hay efectos secundarios. Los otros quince, enfermos con colitis ulcerosa, que añadirán 50 gramos de jamón de bellota 100% natural a su dieta diaria durante un mes para después comprobar cuál ha sido su evolución.

Las ratas que recibieron 20 gramos diarios de jamón desarrollaron más protección digestiva

Los resultados sobre el poder del jamón de bellota frente a las enfermedades inflamatorias intestinales se presentó ayer en Madrid, aún pendiente de su publicación en la revista 'Plos One'. El estudio formó parte de la tesis leída por Javier Fernández Fernández en julio de 2018 en la Universidad de Oviedo.

Según los investigadores que han participado en el proyecto, lo que hace especial a este producto es su elevada concentración de ácido oleico, con probadas propiedades antiinflamatorias, y la baja proporción de nitratos y nitritos presentes en él. «Carece de conservantes químicos ya que el jamón Joselito se elabora solo con sal marina», anotó Lombó.

La colitis ulcerosa es la más prevalente de todas las enfermedades inflamatorias intestinales. Se estima que en Europa la padecen 2,5 millones de personas. Según expuso Sabino Riestra Menéndez, doctor del servicio de Gastroenterología del HUCA, el número de pacientes en España ronda los 180.000. Se calcula que cada año se diagnostica en unas 3.300 personas.

Sin causa conocida

Aunque se desconoce las causas que provocan su aparición, se cree que su desarrollo está influenciado por factores genéticos y ambientales como, por ejemplo, la microbiota intestinal y los estilos de vida, entre los que se incluyen el tabaquismo o la dieta. De hecho, los pacientes suelen padecer alteraciones importantes en la composición de la microbiota intestinal y se les suele desaconsejar el consumo de dietas con altos contenidos de productos cárnicos, o comidas procesadas como salchichas o hamburguesas.

No obstante, se ha visto que los alimentos que contienen una alta concentración de ácido oleico y una baja proporción de ácidos grasos poliinsaturados Omega 6/Omega 3 tienen propiedades antiinflamatorias beneficiosas para estos pacientes. «Parece que en la colitis ulcerosa la microbiota juega un papel clave y sobre ella influyen factores como la dieta, la cual se ha observado que puede servir como tratamiento de preintervención», remarcó el doctor Riestra Menéndez.