Javier Fernández: «Parece que solo el nacionalismo vasco es capaz de vender tiempo»